publi

Santiago de Munck Loyola | La Asamblea Inaugural de VOX

El pasado sábado 8 de marzo se celebró en Madrid la Asamblea Extraordinaria Inaugural del nuevo partido VOX. Más de mil personas procedentes de toda España se dieron cita en Madrid para elegir al equipo dirigente que con carácter provisional habrá de pilotar el partido hasta la celebración en octubre del primer Congreso Nacional del mismo que a su vez habrá de elegir a los órganos rectores y aprobar las ponencias ideológicas y estatutarias. Buena organización y mejor ambiente en este primer gran acto de VOX. Y como en ocasiones anteriores ha llamado mucho la atención el escaso eco informativo que este evento ha tenido entre los principales medios de comunicación dispuestos al parecer, una vez más, a seguir haciendo de felpudos de los grandes partidos que monopolizan con su pactada alternancia el predominio en nuestro sistema político.

Lo más significativo para todos cuantos creemos que nuestra democracia necesita de una profunda regeneración fue escuchar en los discursos de los oradores, y en especial, en el del recién elegido como Secretario general provisional, Santiago Abascal, continuas referencias y numerosas propuestas imprescindibles para la higiene democrática de nuestro sistema político. Y, además, para subrayar esa propuesta regeneradora en la propia Asamblea se pasó de las palabras a los hechos aprobando un reglamento de primarias para la confección de la lista a las elecciones al Parlamento Europeo de tal modo que cualquier afiliado con un mínimo número de avales podrá optar a ser candidato. Todo un ejemplo y un modelo de participación que define perfectamente el estilo y el compromiso de fondo del nuevo partido respecto a su funcionamiento interno, nada de “dedazos” y la voz y el poder en manos del afiliado. Exactamente al contrario del estilo y del fondo de los partidos que sustentan nuestra actual partitocracia.

Santiago Abascal, en su intervención (http://youtu.be/5D7eum4P4aw ), dio un buen repaso a los dos grandes partidos y a sus comparsas y denunció todos los vicios políticos de estas formaciones que son la causa de la degeneración de nuestra democracia y reivindicó con fuerza, entre otras cosas, la democracia interna, la necesidad de la autofinanciación de los partidos políticos, el valor de la voluntad de los afiliados, el respeto a los programas electorales concebidos como contratos con la ciudadanía de obligado cumplimiento o la imprescindible devolución del protagonismo político a quien ostenta la soberanía del pueblo español, las Cortes, frente a la manipulación y a los manejos y pactos ocultos y vergonzantes suscritos por unos pocos.

Y frente a los tópicos, las etiquetas y los clichés políticos, tan interesados como poco interesantes, desgranó los principios ideológicos que definen perfectamente qué es VOX y qué diferencia a VOX respecto a otras fuerzas políticas de su entorno. La defensa de la Nación española, del Estado y de la Soberanía del pueblo español, el reconocimiento del fracaso del actual modelo autonómico y la alternativa con la que superarlo, la defensa del derecho a la vida y la consiguiente exigencia de más recursos públicos para la dependencia, la reivindicación de una política fiscal más justa que se sustente en el respeto al esfuerzo laboral y empresarial de los contribuyentes y que necesariamente debe traducirse en una reducción de impuestos, la defensa de las más absoluta firmeza dentro de la ley contra los asesinos de ETA o la reivindicación de la honradez en la vida pública frente a la corrupción fueron algunos de los pasajes más significativos de su intervención. Principios y programas frente al relativismo político y los sistemáticos incumplimientos de las promesas.

Bien puede decirse que, por fin, el votante de centro derecha ya no está huérfano, que ya existe una alternativa que ha levantado la bandera de unos ideales que otros decidieron hace tiempo abandonar, traicionar y manchar con tal de perpetuarse en la alternancia en el poder a cualquier precio. Los ciudadanos que creen y quieren la regeneración democrática y que lo hacen desde los principios políticos y éticos del centro derecha español, están de enhorabuena porque ya tienen a su alcance una nueva opción política que, cuando menos, merece un voto de confianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada