publi

Burning vehicles belonging to Iraqi security forces are seen during clashes between Iraqi security forces and al Qaeda-linked ISIL in Mosul

Terroristas sunitas han tomado el control de gran parte de la segunda mayor ciudad de Irak, al invadir una base militar y liberar a mil de prisioneros en un ataque espectacular contra el Gobierno iraquí, que pidió al Parlamento que declare el estado de emergencia.

La captura de Mosul por parte del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL) -una rama de Al Qaeda- y sus aliados se dio tras cuatro días de fuertes enfrentamientos en la zona y otras ciudades y pueblos del norte de Irak.

La caída de Mosul es un fuerte revés a los esfuerzos de Bagdad para luchar contra militantes sunitas que han vuelto a ganar terreno en Irak durante el último año e ingresaron a la ciudad la semana pasada.

A lo largo de la frontera en Siria, envuelta en tres años de guerra entre el presidente Bashar Al Assad y terroristas que buscan derrocarlo, combatientes de ISIL han tomado el control de partes del territorio oriental cercano a la frontera siria-iraquí.

Militantes de ISIL de Irak se han unido a la batalla en Siria junto con otros combatientes extranjeros. El grupo yihadista está buscando establecer un Estado islámico conectando territorio que controla en el oeste de Irak y el este de Siria.

Terroristas sunitas han tomado el control de gran parte de la segunda mayor ciudad de Irak

Burning vehicles belonging to Iraqi security forces are seen during clashes between Iraqi security forces and al Qaeda-linked ISIL in Mosul

Terroristas sunitas han tomado el control de gran parte de la segunda mayor ciudad de Irak, al invadir una base militar y liberar a mil de prisioneros en un ataque espectacular contra el Gobierno iraquí, que pidió al Parlamento que declare el estado de emergencia.

La captura de Mosul por parte del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL) -una rama de Al Qaeda- y sus aliados se dio tras cuatro días de fuertes enfrentamientos en la zona y otras ciudades y pueblos del norte de Irak.

La caída de Mosul es un fuerte revés a los esfuerzos de Bagdad para luchar contra militantes sunitas que han vuelto a ganar terreno en Irak durante el último año e ingresaron a la ciudad la semana pasada.

A lo largo de la frontera en Siria, envuelta en tres años de guerra entre el presidente Bashar Al Assad y terroristas que buscan derrocarlo, combatientes de ISIL han tomado el control de partes del territorio oriental cercano a la frontera siria-iraquí.

Militantes de ISIL de Irak se han unido a la batalla en Siria junto con otros combatientes extranjeros. El grupo yihadista está buscando establecer un Estado islámico conectando territorio que controla en el oeste de Irak y el este de Siria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada