Header Ads

José Luis Roberto | Operación Panzer

Hace unos días tuvo lugar en la Audiencia Provincial tras 9 años de dilaciones, el juicio por la operación Panzer.

breveon233En dicho procedimiento estaba imputado un Concejal de España 2000, y amigo personal, que ha tenido que sufrir nueve años de banquillo y de condena mediática con la profusa criminalización de una decena de ONG´s subvencionadas y partidos independentistas y de extrema izquierda, que momentos antes de la causa se retiraron, quedando solo 3, y efectuaron un nuevo intento de retrasar el juicio.

La eternidad de un juicio, con delito inexistente, les ha dado juego durante 9 años aunque haya ido contra el honor, la fama y en detrimento de la actividad laboral de los encausados.

Como presidente de España 2000 he pedido a nuestro concejal que no dimitiera durante el proceso puesto que conocedor del mismo sabía que era exclusivamente un “chivo expiatorio”, y no iban a ser nuestro enemigos naturales y declarados quienes dictaran nuestras normas de actuación.

Durante los 4 días de vista hemos podido ser testigos de un sainete esperpéntico:

Un abogado de la acusación popular que intenta modificar su primer informe después de haberlo elevado a definitivo.

Unas escuchas que se decretan en un juzgado de Carlet (que después se inhibe por no tener competencia), y a las que les faltan justificación y proporcionalidad, y que tiene como fuente un confidente del cual no se “especifica” el delito que denuncia y una página de internet de contenido libertario.

Una prórroga de las escuchas con peticiones vánales y buscando exclusivamente el nexo de unión de la ideología.

El delito que se le ha imputado durante estos 9 años ha sido puramente ideológico.

Se le ha juzgado por sus ideas, algo no penado en la legislación española.

Se ha presentado una profusa colección de armas en los informativos que es una amalgama de instrumentos inservibles (como el bazoka o los revólveres); de réplica (como las automáticas); etc.

Se ha hablado constantemente de la venta de armas sin que se haya podido dar un solo dato de ¿Cuándo se han vendido?. ¿A quién?. ¿Por cuánto?.

Se ha repetido hasta la saciedad la existencia en todos los domicilios de “libros prohibidos” ¿Prohibidos por quién?

La Operación Panzer ha vulnerado derechos fundamentales como el de las comunicaciones, como el de domicilio, sin poder constatar ningún delito.

Ninguna víctima, ninguna denuncia, ningún lesionado de las supuestas continuas palizas que este grupo infringía a colectivos minoritarios.

Ninguna constatación de venta de armas; “armas” que en aquella época (sprays, llaves de pugilato, cuchillos) se adquirían profusamente en internet, armerías y tiendas especializadas sin restricciones.

Quedan exclusivamente un par de escopetas sin licencia que se encontraron en los registros domiciliarios.
Algo que por el tiempo y las características tendrá una pena menor o incluso quedarán en nada si se invalidan las escuchas como en pura lógica jurídica debe hacerse.

El juicio de la Operación Panzer demostró que la investigación y el procedimiento no se encaminaron a perseguir un delito sino a perseguir una ideología. Curiosamente, el día después de la sentencia absolutoria de la operación Armagedon, idéntica en la motivación a la Panzer, y llevando la petición de violación de derechos fundamentales a un juzgado aparentemente solo apropiado a los intereses de los investigadores como el de Carlet.

Ante tamaño iniquidad no me ha quedado más remedio que apoyar a nuestro concejal hasta el final.

Si permitimos que lo “políticamente correcto” puede reabrir, como dijo un letrado de la defensa, los Tribunales de Orden Público, mañana podrán ir a por mí o a por ti.

Esperamos la sentencia y desde estas líneas mi solidaridad con nuestro concejal que ha sabido soportar con honor y con gallardía la crucifixión del sistema.

¡Fuerza y Honor!

José Luís Roberto es Presidente de España 2000

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.