publi

ValeursActuelles

La revista francesa Valeurs Actuelles viene esta semana con una serie de artículos sobre la difícil situación de los franceses autóctonos que se ven forzados a vivir en áreas colonizadas por musulmanes.

La revista afirma que los médicos se niegan a hacer visitas a domicilio, o que la oficina de correos a menudo se niega a entregar los paquetes en ciertos bloques de pisos. Algunos cortejos fúnebres, según el criminólogo Xavier Raufer, se ven obligados a evitar los sectores de alto riesgo, debido a que en los cruces son asaltados por musulmanes.

Incluso los trabajadores que entragan pizza a domicilio han dejado de dar servicio en determinados distritos, y cita el caso de Dominos pizzaen en Poissy. El propietario de esta franquicia afirma en la revista que no quiere poner las vidas de sus empleados en peligro después de que varios de ellos fueran atacados en Maréchal-Lyautey Avenue.

Los lugareños de la zona confirman el peligro. Una mujer confiesa en la revista que ya no usa joyas por temor a ser asaltada. Otro ciudadano, un residente del barrio de Saint-Exupéry, confiesa que "ya no se puede vestir como quiera", por temor a que le escupan o agredan.

La revista también recoge escenas de Nantes, ciudad considerada una de las zonas más seguras de Francia. Una peluquería cerro el negocio por amenazas de los musulmanes que consideran que las mujeres no pueden utilizar maquillaje.

Roger, de 75 años, ya no reconoce su distrito: "En los años 70, había un buen ambiente. Los inmigrantes empezaron a llegar en masa en los años 80... El Ramadán es lo peor, con la fiesta toda la noche. A esto se añade la presencia de narcotraficantes y los predicadores islamistas que te amenazan con las llamas del infierno si no te conviertes al Islam:.. Esa es mi rutina diaria Aquí, la gente mayor como yo está esperando la muerte ".

'El infierno en Francia': Estampas de la Francia ocupada por el Islam

ValeursActuelles

La revista francesa Valeurs Actuelles viene esta semana con una serie de artículos sobre la difícil situación de los franceses autóctonos que se ven forzados a vivir en áreas colonizadas por musulmanes.

La revista afirma que los médicos se niegan a hacer visitas a domicilio, o que la oficina de correos a menudo se niega a entregar los paquetes en ciertos bloques de pisos. Algunos cortejos fúnebres, según el criminólogo Xavier Raufer, se ven obligados a evitar los sectores de alto riesgo, debido a que en los cruces son asaltados por musulmanes.

Incluso los trabajadores que entragan pizza a domicilio han dejado de dar servicio en determinados distritos, y cita el caso de Dominos pizzaen en Poissy. El propietario de esta franquicia afirma en la revista que no quiere poner las vidas de sus empleados en peligro después de que varios de ellos fueran atacados en Maréchal-Lyautey Avenue.

Los lugareños de la zona confirman el peligro. Una mujer confiesa en la revista que ya no usa joyas por temor a ser asaltada. Otro ciudadano, un residente del barrio de Saint-Exupéry, confiesa que "ya no se puede vestir como quiera", por temor a que le escupan o agredan.

La revista también recoge escenas de Nantes, ciudad considerada una de las zonas más seguras de Francia. Una peluquería cerro el negocio por amenazas de los musulmanes que consideran que las mujeres no pueden utilizar maquillaje.

Roger, de 75 años, ya no reconoce su distrito: "En los años 70, había un buen ambiente. Los inmigrantes empezaron a llegar en masa en los años 80... El Ramadán es lo peor, con la fiesta toda la noche. A esto se añade la presencia de narcotraficantes y los predicadores islamistas que te amenazan con las llamas del infierno si no te conviertes al Islam:.. Esa es mi rutina diaria Aquí, la gente mayor como yo está esperando la muerte ".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada