publi

article-2655310-1EAB47AC00000578-544_634x327

Los cargos pueden ser delitos como fumar, estar en posesión de alcohol, comerciar en horas de rezo o no ayunar en Ramadán. A los prisioneros que tienen en custodia también los apalean con cables. Las mujeres que aparecen con la cara descubierta también reciben latigazos.

Todos los viernes, la barbarie y la macabre se exhiben públicamente en Ar Raqqah y Aleppo. Son las ejecuciones públicas semanales, anunciadas a diestro siniestro y de visionado obligado. El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a través de un informe sobre la situación en Siria, ha denunciado los abusos cometidos tanto por ISIS como por el gobierno sirio, calificadas de crímenes contra la humanidad, como del resto de rebeldes sirios, calificados de crímenes de guerra.

La barbarie de ISIS, que parece no tener límites, ha sido descrita en este informe. Torturas, violencia sexual, masacres y secuestros ocupan las 45 páginas del informe.

Las ejecuciones tienen lugar todos los viernes en las zonas controladas por Estado Islámico, y se obliga a la gente que pasa por la calle a ver las ejecuciones, que suelen ser decapitaciones o disparos en la cabeza a corta distancia. Antes de las ejecuciones, EI anuncia los delitos cometidos por las víctimas, y tras la matanza, dejan los cuerpos hasta tres días como exhibición pública, a menudo en crucifijos a modo de advertencia a la población local.

Los niños observan a menudo estas ejecuciones, apunta la ONU, y algunos de los ejecutados son menores de edad. Se les acusa de ser colaboradores de otros grupos combatientes. EI ha ejecutado también a mujeres, lapidándolas. A veces se cortan las cabezas de los ejecutados y se exhiben también en aparcamientos, plazas y rotondas. Las torturas también son públicas, con amputaciones, latigazos y simulacros de crucifixiones.

Los cargos pueden ser delitos como fumar, estar en posesión de alcohol, comerciar en horas de rezo o no ayunar en Ramadán. A los prisioneros que tienen en custodia también los apalean con cables. Las mujeres que aparecen con la cara descubierta también reciben latigazos.

ISIS: Un informe de la ONU sobre Siria ha denunciado las masacres, torturas, secuestros, ejecuciones y violaciones de derechos

article-2655310-1EAB47AC00000578-544_634x327

Los cargos pueden ser delitos como fumar, estar en posesión de alcohol, comerciar en horas de rezo o no ayunar en Ramadán. A los prisioneros que tienen en custodia también los apalean con cables. Las mujeres que aparecen con la cara descubierta también reciben latigazos.

Todos los viernes, la barbarie y la macabre se exhiben públicamente en Ar Raqqah y Aleppo. Son las ejecuciones públicas semanales, anunciadas a diestro siniestro y de visionado obligado. El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a través de un informe sobre la situación en Siria, ha denunciado los abusos cometidos tanto por ISIS como por el gobierno sirio, calificadas de crímenes contra la humanidad, como del resto de rebeldes sirios, calificados de crímenes de guerra.

La barbarie de ISIS, que parece no tener límites, ha sido descrita en este informe. Torturas, violencia sexual, masacres y secuestros ocupan las 45 páginas del informe.

Las ejecuciones tienen lugar todos los viernes en las zonas controladas por Estado Islámico, y se obliga a la gente que pasa por la calle a ver las ejecuciones, que suelen ser decapitaciones o disparos en la cabeza a corta distancia. Antes de las ejecuciones, EI anuncia los delitos cometidos por las víctimas, y tras la matanza, dejan los cuerpos hasta tres días como exhibición pública, a menudo en crucifijos a modo de advertencia a la población local.

Los niños observan a menudo estas ejecuciones, apunta la ONU, y algunos de los ejecutados son menores de edad. Se les acusa de ser colaboradores de otros grupos combatientes. EI ha ejecutado también a mujeres, lapidándolas. A veces se cortan las cabezas de los ejecutados y se exhiben también en aparcamientos, plazas y rotondas. Las torturas también son públicas, con amputaciones, latigazos y simulacros de crucifixiones.

Los cargos pueden ser delitos como fumar, estar en posesión de alcohol, comerciar en horas de rezo o no ayunar en Ramadán. A los prisioneros que tienen en custodia también los apalean con cables. Las mujeres que aparecen con la cara descubierta también reciben latigazos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada