publi

La 'Casta Satánica' que nos domina no conoce límites: promoción de la pedopornografía a plena luz del día



Estamos tocando fondo. La degradación y la degeneración alcanzan límites propios de fin de una era. Estamos en el capítulo final de un mundo en el que las fuerzas del Mal campan ya a sus anchas en medio de la bobalicona indiferencia de la mayoría y el estupor horrorizado de los pocos que aún tienen la capacidad de distinguir el día de la noche.

El vídeo se llama "Chandelier", es decir candelabro, una alusión apenas velada a la simbología masónica. No se trata de caer en la obsesión conspiracionista, pero hay cosas que vienen firmadas. Habría que ser muy ingenuo para creer un solo instante que la coreografía de esta niña de 11 años en una prenda ceñida de color carne es un espectáculo inocente.

Con cerca de 300 millones de visitas en YouTube, el clip de "Chandelier" se ha vuelto "viral", según la estúpida jerga actualmente en voga en esa humanidad aborregada que ha perdido hasta el sentido de la palabra, por no decir la capacidad de pensar.

La canción, sin ningún mérito músical, cumple con su misión de ser un vehículo para la promoción de una coreografía pro pedófila. Para algunos de nosotros no se nos escapa el hecho evidente de que este clip constituye una tentativa de sexualizar la mirada que los adultos posan sobre los niños. Los movimientos descaderados de esta niña, que la cámara muestra casi desnuda, están destinados a transformar el espectador en voyeur pedófilo, y de esa manera transformar radicalmente la mirada del público sobre esa perversión. ¿Por qué una niña? ¿Porqué una traje de baño ceñido y de color carne? En las respuestas obvias a estas preguntas están los motivos de esta propuesta, que no tiene nada de artística ni corresponde a ninguna inquietud estética ni plástica. Se trata de lo que se trata: la enésima provocación de las élites sectarias y criminales que tiran los hilos desde la sombra para sumirnos un poco más cada día en el fango de su monstruoso proyecto antihumano.

El vídeo contiene cantidad de signos y símbolos iluministas y similares, que sería fastidioso enumerar. Pero no dejaremos de señalar que la puesta en escena nos muestra claramente a una niña desnuda encerrada en un lugar siniestro (¿secuestrada?), donde no llega la luz del día.

Todos los depravados y desviados sexuales estarán de enhorabuena con este espectáculo y podrán pasarla bien mientras llega la definitiva legalización de la pedofilia, aspiración irrenunciable de la agenda satánica de los Amos del Mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada