publi

En agosto, Salahuddín Al Mussaoui, imán de Azuqueca de Henares, evacuó una “jutba” en la que rogaba a Alá que no dejara vivo a ningún hebreo.

iman1-azuqueca

Un viernes de agosto, Al- Mussaoui bramó ante el respetable que abarrotaba la sala: ¡Oh Alá, el más misericordioso, arroja piedras contra ellos ¡apedréalos!, no dejes a ninguno  de ellos vivo” (…)“¡Oh Alá, apoya al islam y a los musulmanes en todas partes, y humilla al politeísmo, a la herejía y a los infieles en todas partes (…) ¡Oh Alá, destruye a los judíos saqueadores!”. Ahora, pasados unos meses, la Fiscalía estudia si las soflamas de la aspada cotorra islámica del lugar, que fueron difundidas mediante un vídeo subido al canal de la Comunidad islámica de Azuqueca, merecen un reproche penal, cuestión que, según algún prestigioso jurista, no está clara porque la arrebatada cacatúa referenciada no instó  a sus parroquianos a la perpetración del delito...sino que rogó a Alá, el Misericordioso, que llevara a término el "encargo".

Pero, al margen de las sutiles ocurrencias excretadas por policías y jurisconsultos del Comando Gila, es importante destacar que la Comunidad Islámica de Azuqueca recibió de la Fundación Pluralismo y Convivencia ( creada por Zapatero) la cantidad de 26.700 euros entre los años 2005 y 2011, lo que constituye un sarcasmo de dudoso gusto, además de un gasto incomprensible para el contribuyente infiel.

Al-Mussaoui, tan bien subvencionado como los cuates de la Junta islámica, ha implorado a Alá, el Misericordioso, que cruja a los judíos, pero también ha lanzado severas advertencias dirigidas a quienes “calumnian”, según él, al islam y hacen chanzas sobre la risible persona de Mahoma. Sin embargo, sigue aquí. Y nadie ha invitado a salir de España a este oneroso personaje que tan extraño sentido tiene de los conceptos “convivencia y  pluralismo”.

La Fiscalía investiga al imán de Azuqueca de Henares que pidió a Alá el exterminio de los judíos.

En agosto, Salahuddín Al Mussaoui, imán de Azuqueca de Henares, evacuó una “jutba” en la que rogaba a Alá que no dejara vivo a ningún hebreo.

iman1-azuqueca

Un viernes de agosto, Al- Mussaoui bramó ante el respetable que abarrotaba la sala: ¡Oh Alá, el más misericordioso, arroja piedras contra ellos ¡apedréalos!, no dejes a ninguno  de ellos vivo” (…)“¡Oh Alá, apoya al islam y a los musulmanes en todas partes, y humilla al politeísmo, a la herejía y a los infieles en todas partes (…) ¡Oh Alá, destruye a los judíos saqueadores!”. Ahora, pasados unos meses, la Fiscalía estudia si las soflamas de la aspada cotorra islámica del lugar, que fueron difundidas mediante un vídeo subido al canal de la Comunidad islámica de Azuqueca, merecen un reproche penal, cuestión que, según algún prestigioso jurista, no está clara porque la arrebatada cacatúa referenciada no instó  a sus parroquianos a la perpetración del delito...sino que rogó a Alá, el Misericordioso, que llevara a término el "encargo".

Pero, al margen de las sutiles ocurrencias excretadas por policías y jurisconsultos del Comando Gila, es importante destacar que la Comunidad Islámica de Azuqueca recibió de la Fundación Pluralismo y Convivencia ( creada por Zapatero) la cantidad de 26.700 euros entre los años 2005 y 2011, lo que constituye un sarcasmo de dudoso gusto, además de un gasto incomprensible para el contribuyente infiel.

Al-Mussaoui, tan bien subvencionado como los cuates de la Junta islámica, ha implorado a Alá, el Misericordioso, que cruja a los judíos, pero también ha lanzado severas advertencias dirigidas a quienes “calumnian”, según él, al islam y hacen chanzas sobre la risible persona de Mahoma. Sin embargo, sigue aquí. Y nadie ha invitado a salir de España a este oneroso personaje que tan extraño sentido tiene de los conceptos “convivencia y  pluralismo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada