Header Ads

Según los líderes de Estado islámico: “Es lícito mantener relaciones sexuales con las esclavas que no han alcanzado la pubertad”.

El Departamento de Investigación y Fatuas de Estado islámico ha redactado un documento titulado “Preguntas y respuestas sobre la toma de cautivos y esclavos”, en el que se fija cómo han de ser tratadas las esclavas sexuales cristianas y yizidíes capturadas.

rebeldes-musulmanes-secuestra-cristianasLas “autoridades califales” de E.I han evacuado una “guía” en la que se da respuesta a las dudas más comunes planteadas por los propietarios de esclavas. Dicha guía, que consta de 27 puntos, orienta al creyente sobre cuestiones sexuales y regula todo lo referido a los derechos de propiedad, compra-venta, uso, goce y disfrute de las más de 2.600 cristianas y yizidíes cautivas.

Los redactores del infame texto establecen en el artículo 13 lo siguiente: “Es lícito mantener relaciones sexuales con las esclavas que no han alcanzado la pubertad si son aptas para ello. En caso contrario, será suficiente con “disfrutar de ellas sin llegar a tener relaciones sexuales”. También es destacable otro apartado, concretamente el quinto, donde se declara halal (lícito) la violación inmediata de las mujeres vírgenes: “Es lícito violar inmediatamente a la infiel capturada siempre que sea virgen. Ahora bien, si la mujer objeto de  violación carece de la condición de virgen (…) entonces, previamente al acto sexual, se le deberá purificar el útero”. Otras cuestiones que deberán tener en cuenta los amos son las siguientes: no es admisible que dos creyentes mantengan coitos con una misma esclava y, en ningún momento, el marido podrá violar a la esclava de su esposa, porque el acceso carnal placentero con esclavos propiedad de tercera persona no está permitido por el Noble Corán.

En relación al “estatus jurídico” de  las esclavas, la guía estipula  que el adquiriente tiene pleno derecho de propiedad sobre las mujeres, por lo que será libre de enajenarlas o donarlas y golpearlas cuando lo estime conveniente, aunque deberá evitar desfigurarles el rostro. Como consecuencia de lo anterior, las esclavas, como bienes de carácter semoviente, formarán parte del caudal hereditario del terrorista difunto.

El califa del E.I, basándose en la tradición profética islámica, ha declarado a las mujeres infieles bienes de lícito comercio (como las cabras, alfombras y camellas), parte del caudal hereditario en las sucesiones por causa de muerte, y animales de compañía aptos para el esparcimiento sexual que pueden ser torturados y humillados. Y para cada uno de estos actos existe una sura y un hadiz que lo justifica.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.