publi

yihad

Un suizo que partió a Siria para combatir en las filas del grupo Estado Islámico ha sido condenado por el Ministerio Público de la Confederación (MPC) a 600 horas de trabajo de interés general y a someterse a un tratamiento de psicoterapia. El hombre ha sido reconocido culpable de integrar una organización criminal y de realizar un servicio militar extranjero.

El MPC informa que la pena va acompañada de tres condiciones: el condenado deberá seguir un tratamiento ambulatorio de tipo psicoterapia de apoyo, deberá buscar un empleo y realizar un documental fotográfico sobre el tema "señales de paz". Deberá además pagar 4.700 francos suizos por gastos judiciales (3.900 euros).

Le fiscal general de la Confederación Helvética, Michael Lauber, ha declarado que: "Se trata del primer caso en Suiza de condena contra un ciudadano que vuelve de combatir con una organización terrorista. El hombre no irá a prisión, pero eso no quiere decir que siempre será el así en casos similares".

El MPC anunció en abril que había abierto una investigación sobre un hombre, de unos 30 años, domiciliado en Romandía (Suiza romanda o francesa). Este individuo era sospechoso de haberse enrolado en una organización terrorista contra el régimen de Bashar al-Assad. Había regresado hace poco a Suiza.

Según se ha sabido, había viajado al Próximo Oriente en diciembre de 2013. Tres meses más tarde estaba de vuelta, aparentemente decepcionado de su experiencia. Se había convertido al islam unos pocos meses antes de partir, en una mezquita del cantón de Vaud.

El Servicio de Inteligencia de la Confederación (SRC) vigila atentamente a los retornados de Siria ya que estos pueden representar graves peligros para la seguridad de Suiza. El número de suizos que han marchado hacia Siria no deja de aumentar, según el SRC.

Suiza, brutal condena para un yihadista retornado: 600 horas de trabajo social

yihad

Un suizo que partió a Siria para combatir en las filas del grupo Estado Islámico ha sido condenado por el Ministerio Público de la Confederación (MPC) a 600 horas de trabajo de interés general y a someterse a un tratamiento de psicoterapia. El hombre ha sido reconocido culpable de integrar una organización criminal y de realizar un servicio militar extranjero.

El MPC informa que la pena va acompañada de tres condiciones: el condenado deberá seguir un tratamiento ambulatorio de tipo psicoterapia de apoyo, deberá buscar un empleo y realizar un documental fotográfico sobre el tema "señales de paz". Deberá además pagar 4.700 francos suizos por gastos judiciales (3.900 euros).

Le fiscal general de la Confederación Helvética, Michael Lauber, ha declarado que: "Se trata del primer caso en Suiza de condena contra un ciudadano que vuelve de combatir con una organización terrorista. El hombre no irá a prisión, pero eso no quiere decir que siempre será el así en casos similares".

El MPC anunció en abril que había abierto una investigación sobre un hombre, de unos 30 años, domiciliado en Romandía (Suiza romanda o francesa). Este individuo era sospechoso de haberse enrolado en una organización terrorista contra el régimen de Bashar al-Assad. Había regresado hace poco a Suiza.

Según se ha sabido, había viajado al Próximo Oriente en diciembre de 2013. Tres meses más tarde estaba de vuelta, aparentemente decepcionado de su experiencia. Se había convertido al islam unos pocos meses antes de partir, en una mezquita del cantón de Vaud.

El Servicio de Inteligencia de la Confederación (SRC) vigila atentamente a los retornados de Siria ya que estos pueden representar graves peligros para la seguridad de Suiza. El número de suizos que han marchado hacia Siria no deja de aumentar, según el SRC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada