Header Ads

Ucrania: Es imposible un arreglo sin un compromiso con Rusia

Por Aymeric Chauprade |

"Desde el derrumbe de la URSS en 1989, los EEUU han intentado acelerar la formación de un mundo unipolar que pretenden dominar.

Aymeric-ChaupradeHan trabajado en la extensión de la OTAN, en dominar las fuentes de energía del Próximo Oriente para controlar la dependencia de Asia y debilitar a Rusia sobre la escena energética mundial. En todas partes, esta política no ha producido más que caos, desde Asia Central hasta el Proximo Oriente, pasando por el Magreb. El fundamentalismo islámico ha salido reforzado, los Estados-nación debilitados y la seguridad de Europa amenazada.

Los EEUU han ampliado su control de la UE gracias a las facilidades que les han dado los gobiernos de los países bálticos, de Europa central, de Europa oriental, gobiernos sometidos y a veces servilmente antirrusos. Han ampliado su dominio de la UE gracias también al control capitalístico de los grupos de prensa occidentales que les han dado la capacidad de influir sobre las élites políticas occidentales débiles, sometidas al conformismo intelectual, a los poderes del dinero, gracias también a la culpabilización de las naciones de Europa, vetada de poder como Alemania, vetada de defensa como Francia, cuya herramienta nuclear es cada día más contestado por los lobbies y la corriente neoconservadora pro-estadounidenses que extienden su mando sobre el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio de Defensa de Francia.

Hace poco el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, confesó en laUniversidad de Harvard que los EEUU habían forzado (empleó el término "forzado") los europeos a tomar sanciones contra Rusia por la crisis ucraniana.

Todos sabemos que esta crisis ucraniana ha sido apoyada por Washington con la finalidad principal de integrar a Ucrania en la OTAN, porque Ucrania es lo que Zbigniew Brzezinski, antiguo consejero de origen polaco del presidente norteamericano, ya escribía en los años 90, a saber que Ucrania es el país cuyo control puede reducir la influencia de Rusia en el continente europeo, y es también una base esencial de los EEUU en la geopolítica eurosasiática.

Sabemos todos que el golpe de Estado del Maidán fue organizado por Washington, y desgraciadamente también con la complicidad del gobierno alemán, con la finalidad de lograr lo que el intento de revolución de color en 2004 no había logrado alcanzar: la caída de Ucrania en la Unión Europea, y al final en la OTAN.

Rusia no tenía otra elección, frente a esta ofensiva geopolítica violenta, que la de preservar sus intereses vitales, de no dejar Crimea, cuya identidad e historia son rusas, y que tiene una enorme importancias estratégica, convertirse en una plataforma estratégica de la OTAN para controlar el Mar Negro. Rusia no podía dejar que los derechos de las minorías rusófonas y rusas del este de Ucrania fueran pisoteados por un gobierno ucranianao ilegal que integra en sus filas a los nostálgicos del III Reich alemán sin que eso provoque el menor escándalo en los gobiernos occidentales.

Frente a estas agresiones estratégicas, frente a los crímenes cometidos por el ejército de Kiev, que bombardea pueblos en el este de Ucrania, que mata a civiles, Rusia ha reaccionado como todo Estado soberano independiente y como todo Estado preocupado por sus intereses vitales hubiera reaccionado. Lo ha hecho con mesura, con retención, y esta retención es la buena actitud que hay que conservar frente a las provocaciones de la OTAN.

Los BPC de clase Mistral (*)

Como francés al que le importa la libertad de su país, por el cual durante 1.500 años millones de franceses han caído en combate, como partidario de la gran política francesa frente a los imperios, y al igual que el 80% de los franceses (como lo demuestra una encuesta reciente), he llegado aquí para deciros que quiero que Francia cumpla su palabra, que quiero que entregue los navíos BPC de clase Mistral, porque la credibilidad de mi país está comprometida con este asunto, porque nuestros intereses exigen desarrollar una cooperación fuerte con vuestro país, y porque se trata de la credibilidad de nuestra industria, de la cual la inmensa mayoría de sus actores se niega a ceder ante la imposición norteamericana ejercida sobre el presidente Hollande.

El asunto de la entrega es de la máxima importancia:

- Si entregamos los navíos, eso querrá decir que a pesar de las inmensas criticas que formulo contra mi gobierno que acelera la decadencia de Francia, que provoca la pérdida de su identidad frente a la islamización, eso querrá decir que todavía queda algo de soberanía en Francia.

- Si por el contrario, no entregamos los buques, contra la opinión del 80% de los franceses, y repito, contra la opinión de nuestros industriales, eso querrá decir que las presiones norteamericana y alemana que observo a diario en el Parlamento Europeo, habrán sido más fuertes que la voluntad de libertad de los franceses.

He venido aquí en nombre de Marine Le Pen, Presidenta del Front National, para lanzar una llamada a la paz en la crisis ucraniana. Ninguna salida de esta crisis podrá tener lugar sin un compromiso con Rusia.

La voz de la razón pasa por el diálogo entre las grandes naciones europeas, y Rusia es un actor ineluddible de la paz y el equilibrio en Europa. Esta compromiso es posible si Alemania no se encierra en un reflejo imperialista que se inscribe en la continuidad del sueño pangermanista alemán. Es posible si los europeos le dan a entender a los estadounidenses que el futuro de la paz, el equilibrio, la cooperación en el continente europeo pasa primero por un diálogo bilateral fuerte y productivo entre europeos y rusos.

La restauración de la confianza en Europa, ya que éste es el tema de este coloquio, no puede resultar más que de la salida de la hipocresía europea y estadounidense y de la vuelta al espíritu de verdad.

¡Viva la Francia eterna y viva la Santa Rusia!"

(*) El presidente Hollande ha paralizado la entrega de dos buques de asalto anfibio (BPC por sus siglas en inglés) a Rusia, por la actuación de esta en la crisis de Ucrania. Se trata de una decisión muy controvertida que obedece a las presiones de los EEUU.

Discurso pronunciado en Moscú ante la Duma el 25 de noviembre de 2014.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.