Header Ads

Voluntarios occidentales luchan junto los combatientes kurdos contra el Estado islámico

Sin-título-3

James Hughes, de 26 años, y Jamie Read, de 24, son dos ex soldados británicos. Han viajado a Siria a ayudar a los peshmergas, los guerrilleros kurdos, a defender la ciudad de Kobane contra el cerco del Estado Islámico. Forman parte de la organización "Leones de Rojava" que acoge abiertamente a los voluntarios que se enrolan para unirse a la lucha contra los yihadistas.

Hughes y Read explican que en su partida a una zona de guerra han sido guiados "por su conciencia", y el motivo es ayudar a unos inocentes a hacer frente al terror del EI. Para ellos no era imaginable quedarse sin hacer nada mientras hombres, mujeres y niños son torturados y asesinados por el Estado Islámico y que la comunidad internacional se contente de "discutir y observar estas matanzas desde sus lujosas salas de conferencia o detrás de tanques apostados en las colinas de enfrente" (en alusión a las tropas turcas desplegadas en los alrededores de Kobane).

James Read relata como ha entrado en combate en una refriega particularmente violenta contra los yihadistas, y como Jordan Matson, un voluntario norteamericano de 28 años, ha resultado herido luchando él también con los kurdos.

Estos no son los únicos ni los primeros voluntarios occidentales que han decidido unirse a los combatientes kurdos. En agosto pasado, un peluquero del sur de Londres fue señalado como el primer británico en partir para luchar del bando de los kurdos. En el mes de octubre, un fusilero marino británico de 22 años, actualmente en servicio. fue interrogado por la Policía, ya que se le sospechaba que estaba preparando su partida para combatir junto a las milicas kurdas.

Dos mujeres, una canadiense y una danesa también han ido a luchar con los kurdos, inspiradas por las imágenes de las combatientes femeninas que están en primera línea de fuego contra los terroristas del EI.

Estos voluntarios se suman a los provenientes de Holanda y de Alemania que ya están sobre el terreno desde hace algunas semanas o meses en los alrededores de Kobane. Por lo menos tres ex militares, miembros de un club de motoristas holandeses, originarios de Amsterdam, Breda y Rotterdam respectivamente, se han unido a las milicias kurdas hace ya varias semanas. Al parecer las atrocidades cometidas por los yihadistas han sido el motivo para lanzarse a esa aventura.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.