publi

h

Fin. La policía francesa ha lanzado este viernes una operación conjunta contra los dos lugares en los que los que se atrincheraban, por un lado, los dos yihadistas que el miércoles asaltaron la redacción del semanario Charlie Hebdo matando a 12 personas, y que mantenían un rehén, y por otro, sus cómplices, quienes mantenían retenidas a seis personas en un supermercado judío en París. Tres de los terroristas han muerto en ambas operaciones, los dos hermanos Säid y Chérif Kouachi y su cómplice Amedi Coulibaly. También han fallecido cuatro rehenes y podría haber dos policías heridos.

El primer asalto, sobre las cinco de la tarde, ha tenido lugar en una imprenta de Dammartin-en-Goële, una zona industrial a 30 kilómetros al nordeste de París. Allí los dos hermanos Kouachi, autores materiales del asesinato de los caricaturistas y que llevaban huidos 48 horas, habían tomado un rehén, que ha sido liberado con vida tras la incursión.

Testigos citados por Reuters han escuchado disparos y explosiones en la imprenta. Ambos hermanos habían asegurado "querer morir como mártires", según fuentes próximas a la investigación, que también han confirmado que los agresores estaban en contacto telefónico con la policía.

En el segundo asalto, casi simultáneo, las fuerzas especiales francesas han entrado en el supermercado judío de Porte de Vincennes, al este de París, donde el secuestrador Amedy Coulibaly, que ha resultado muerto, mantenía retenidos a cinco adultos y un bebé. Según fuentes policiales, hay cuatro personas fallecidas en la operación. En el interior del local se han escuchado al menos cuatro ráfagas de arma automática y gritos de "al suelo".

El secuestrador, Amedi Coulibaly, de 32 años, era de raza negra y originario de la localidad de Juvisy-sur-Orge, en el departamento de Ossone (región Île-de-France). Había amenazado con un 'baño de sangre' si no se liberaba a los hermanos Kouachi. También había mencionado la operación francesa lanzada en Mali tras la guerra en ese país africano y había admitido querer vengar a sus hermanos musulmanes, según ha difundido el canal RTL. La policía había difundido por la mañana las fotografías de Coulibaly y Hayat Boumeddiene, esta última de 26 años, aunque se desconoce su situación tras la operación policial.

El miércoles 7, los dos hermanos Kouachi y el joven de 18 años Mourad Hamy, armados con rifles kalashnikov entraron en la redacción de la revista satírica 'Charlie Hebdo' en París y matando a 12 personas y dejando heridas a otras 11. Entre los fallecidos, seis de los dibujantes históricos de la revista, y un policía, Ahmed Merabet, cuya ejecución a sangre fría cuando estaba herido en el suelo dio la vuelta al mundo.

Tras dos días de fuga, que obligó a la policía francesa a un despliegue sin precedentes de casi 90.000 efectivos que persiguieron a los huidos hasta Villers-Cotterêts, a unos 70 kilómetros de París. Mourad Hamy se entregó durante la persecución, declarándose inocente del atentado.

El jueves 8 se produjo un tiroteo en las inmediaciones de la Porte de Châtillon, en el sur de París, que culminó con la muerte de una policía municipal. Según el canal de televisión BFMTV, Coulibaly guarda un "gran parecido" con quien mató a esta policía, aunque ninguna fuente oficial ha confirmado que se trate de la misma persona.

La policía francesa elimina a los tres yihadistas

h

Fin. La policía francesa ha lanzado este viernes una operación conjunta contra los dos lugares en los que los que se atrincheraban, por un lado, los dos yihadistas que el miércoles asaltaron la redacción del semanario Charlie Hebdo matando a 12 personas, y que mantenían un rehén, y por otro, sus cómplices, quienes mantenían retenidas a seis personas en un supermercado judío en París. Tres de los terroristas han muerto en ambas operaciones, los dos hermanos Säid y Chérif Kouachi y su cómplice Amedi Coulibaly. También han fallecido cuatro rehenes y podría haber dos policías heridos.

El primer asalto, sobre las cinco de la tarde, ha tenido lugar en una imprenta de Dammartin-en-Goële, una zona industrial a 30 kilómetros al nordeste de París. Allí los dos hermanos Kouachi, autores materiales del asesinato de los caricaturistas y que llevaban huidos 48 horas, habían tomado un rehén, que ha sido liberado con vida tras la incursión.

Testigos citados por Reuters han escuchado disparos y explosiones en la imprenta. Ambos hermanos habían asegurado "querer morir como mártires", según fuentes próximas a la investigación, que también han confirmado que los agresores estaban en contacto telefónico con la policía.

En el segundo asalto, casi simultáneo, las fuerzas especiales francesas han entrado en el supermercado judío de Porte de Vincennes, al este de París, donde el secuestrador Amedy Coulibaly, que ha resultado muerto, mantenía retenidos a cinco adultos y un bebé. Según fuentes policiales, hay cuatro personas fallecidas en la operación. En el interior del local se han escuchado al menos cuatro ráfagas de arma automática y gritos de "al suelo".

El secuestrador, Amedi Coulibaly, de 32 años, era de raza negra y originario de la localidad de Juvisy-sur-Orge, en el departamento de Ossone (región Île-de-France). Había amenazado con un 'baño de sangre' si no se liberaba a los hermanos Kouachi. También había mencionado la operación francesa lanzada en Mali tras la guerra en ese país africano y había admitido querer vengar a sus hermanos musulmanes, según ha difundido el canal RTL. La policía había difundido por la mañana las fotografías de Coulibaly y Hayat Boumeddiene, esta última de 26 años, aunque se desconoce su situación tras la operación policial.

El miércoles 7, los dos hermanos Kouachi y el joven de 18 años Mourad Hamy, armados con rifles kalashnikov entraron en la redacción de la revista satírica 'Charlie Hebdo' en París y matando a 12 personas y dejando heridas a otras 11. Entre los fallecidos, seis de los dibujantes históricos de la revista, y un policía, Ahmed Merabet, cuya ejecución a sangre fría cuando estaba herido en el suelo dio la vuelta al mundo.

Tras dos días de fuga, que obligó a la policía francesa a un despliegue sin precedentes de casi 90.000 efectivos que persiguieron a los huidos hasta Villers-Cotterêts, a unos 70 kilómetros de París. Mourad Hamy se entregó durante la persecución, declarándose inocente del atentado.

El jueves 8 se produjo un tiroteo en las inmediaciones de la Porte de Châtillon, en el sur de París, que culminó con la muerte de una policía municipal. Según el canal de televisión BFMTV, Coulibaly guarda un "gran parecido" con quien mató a esta policía, aunque ninguna fuente oficial ha confirmado que se trate de la misma persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada