Header Ads

"¿Hay un piloto en avión "Francia?"

portadas-francia

Por Vincent Revel |
Los primeros establecimientos escolares musulmanes en Francia datan del años 2003. El insituto Averroes, en Lille, el de Al-Kindi, en Décine, han sido los pioneros en la materia. Hoy, con el apoyo de numerosos políticos, existen más de 500 colegios, institutos o proyectos en construcción de confesión musulmana en Francia. En los años 2000, el rector Alain Morvan, que estaba a cargo del expediente del instituto Al-Kindi, perdió su puesto en la academia de Lyon por haber tratado de impedir la apertura de este establecimiento. Morvan calificaba de "integristas"a los promotores del proyecto. En ese momento, con el acuerdo tácito de la administración y nuestros gobernantes, esas escuelas coránicas lograron oponerse con éxito a la prohibición del velo en el ámbito escolar.

Los tradicales musulmanes poseen la facultad de adaptarse y de esquivar los obstáculos sin ninguna dificultad. El malestar identitario que alcanza a los jóvenes musulmanes provenientes de la inmigración, permite a los islamistas introducir facílmente su propaganda. En el año 2003, una encuesta publicada en Le Figaro revelaba que el 64% de los musulmanes franceses deseaban la derrota de las tropas occidentales en Irak. Hace ya más de 10 años, nuestros "jóvenes" de las "banlieues" preferían, después de la debacle de las fuerzas de Sadam Hussein, dar su apoyo a los terroristas que decapitaban a sus prisioneros ante las cámaras (como fue el caso del periodista norteamericano Daniel Pearl en Pakistán en 2002) y estaban dispuestos a imponer su bárbara ideología matando y destruyendo a mayor gloria de Mahoma antes que dejar que la democracia se implantara. Esta elección, expresada libremente, sin ninguna influencia, nos habría de haber alarmado, aunque pensemos muchos de nosotros que la intervención norteamericana en Irak no fue la mejor idea del presidente Bush. Sabemos que la democracia, desgraciadamente, no se exporta de esa manera. Estra realidad es todavía más válida para un país de mayoría musulmana.

¿Cómo creer entonces en la buena fe de los dirigentes musulmanes del CFCM (Consejo Francés del Culto Musulmán) cuando Lhaj Thami Breze, ex presidente de la UOIF (Unión de las Organizaciones Islámicas de Francia) y actual dirigente de Al Waqf Al Islami, organización concebida para el "florecimiento del islam en Francia", declara que "el Corán es nuestra Constitución"?

Tenemos derecho a hacernos la pregunta siguiente: ¿Son nuestros políticos lo suficientemente competentes para dirigir al país en esta época tan delicada para nuestra historia? Tenemos el derecho de pedirles que hagan gala de algo de valor y nombren explícitamente los riesgos que corremos. ¿Pero podemos contar con el general Hollande, el soldado Valls y sus funcionarios únicamente preocupados en combatir al Front Nacional? ¿La UMP del supuestamente renovado Sarkozy está acaso mejor dotada para enfrentar el problema? Cada día somos más en pensar que no. Sin querer hacer un inoportuno juego de palabras con hechos trágicos de la actualidad, nos preguntamos si todavía hay un piloto en el avión "Francia".

Debo admitir que la tarea es inmensa, nuestro margen de maniobra es escasa y los europeos están casi en muerte clínica. Es más que urgente que salgamos de este estado de estupor y sopor en el que estamos inmersos. Así como dice Dominique Venner en "El corazón rebelde", "los lugares de felicidad y de paz no pueden florecer y perdurar más que a la condición de que en ellos se alce la determinación viril de defenderlos".

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.