Header Ads

Gran Bretaña prefiere expulsar a Donald trump antes que enfrentarse a hechos desagradables

Deja-vu. No es una palabra en Inglés, sino en francés. Sin embargo, la palabra de inmediato me viene a la mente al oír hablar de otro político occidental crítico con el Islam, a quien algunos políticos británicos quieren prohibir la entrada en su país. Bienvenido, Donald Trump, en compañía de Pamela Geller, Robert Spencer y yo mismo.


Tanto Pamela como Robert y yo hemos sido vetados para entrar en el Reino Unido. En mi caso ocurrió el 12 de febrero de 2009. Dos miembros altamente respetados de la Cámara de los Lores británica, Lady Caroline Cox y Lord Malcolm Pearson, me habían invitado a mostrar mi documental Fitna a los miembros de la Cámara en una sala de conferencias del edificio del Parlamento en Westminster.  Fitna es una película que yuxtapone los versos del Corán llamando a la violencia con imágenes de ataques terroristas y otros actos violentos inspirados por estos versículos.

Fitna, así como mi opinión de que el Islam, más que una religión, es principalmente una ideología política totalitaria con el objetivo de dominar el mundo, ha dado lugar a varias amenazas de muerte contra mi persona. Estoy en la lista de condenados a muerte de Al-Qaeda, ISIS y los talibanes paquistaníes. Desde 2004 he estado viviendo bajo protección policial durante todo el día, pero tengo una misión: decir la verdad sobre el Islam.

Sin embargo, un miembro musulmán nacido en Pakistán de la Cámara de los Lores, Nazir Ahmed, exigió que el gobierno laborista británico de entonces me prohibiera la entrada en el Reino Unido. Amenazó con movilizar personalmente a 10.000 musulmanes para evitar mi entrada en la Cámara Alta. El gobierno cumplió y me prohibió la entrada. Aunque yo soy un miembro del parlamento holandés, invitado por colegas británicos, me encerraron en una habitación de detención a mi llegada al aeropuerto de Heathrow. Tres horas más tarde, me pusieron en el siguiente vuelo a Amsterdam.

Las autoridades británicas dijeron que mi "presencia en el Reino Unido podría constituir una amenaza real, actual y suficientemente grave para los intereses fundamentales de la sociedad."  Mis declaraciones, como se expresa en Fitna y en otros lugares, dicen que "amenazan la armonía de la comunidad y la seguridad pública en el Reino Unido". El señor Ahmed se jactó de su victoria en los medios paquistaníes. Calificó la decisión como "una victoria para la comunidad musulmana".

Sin embargo, denuncié la prohibición ante el Asilo británico y el Tribunal de Inmigración. El 12 de octubre de 2009, este tribunal anuló la prohibición. En marzo de 2010 volví a Londres y mostré la película a mis colegas en Westminster. No hubo incidentes ni alteraciones del orden público en Gran Bretaña  así como tampoco nada contra los "intereses fundamentales", "armonía de la comunidad," o "seguridad pública".  Las prohibición tenía un objetivo:. Fue un intento de hacerme callar por decir la verdad sobre el Islam.

Ayer, Pamela Geller escribió en este sitio web que en junio de 2013 a ella y a Robert Spencer, también se les prohibió la entrada al Reino Unido debido a que su presencia era "negativa para el bien público" y una "amenaza para la seguridad de nuestra sociedad." Sonaba inquietantemente familiar, al igual que los argumentos de aquellos que quieren que la entrada de Donald Trump sea prohibida en Gran Bretaña por defender una moratoria temporal sobre la inmigración musulmana en los EE.UU. Afortunadamente, no tuvieron éxito.

Cuando el gran Ronald Reagan visitó el Parlamento británico en 1982, le dijo a los parlamentarios británicos que "si la historia enseña algo, enseña que autoengañarse sobre hechos que no nos gustan es una locura." Este es un consejo que los políticos de todo el mundo deben tomar en serio .

[su_box title="EL AUTOR"]Wilders, miembro del Parlamento holandés, es el líder del Partido por la Libertad holandés (PVV) y el autor de "Marcado por la Muerte: La guerra del Islam contra Occidente y Yo", publicado por Regnery.[/su_box]

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.