Header Ads

Villalobos, Bescansa y otras progres

Por Ramiro Grau | 



Estamos a 14 de enero, hace un día que se ha abierto el nuevo período de sesiones en el Congreso, y ya estoy harto de las choradas, ocurrencias, paridas y populismo de los nuevos Padres de la Patria, en este caso más bien Madres.


Y me refiero a dos horteras de bolera, o pijas progres, aunque ellas seguro que se creen las más guays del Paraguay: Villalobos y Bescansa.

No me gusta insultar a nadie, pero a veces no hay más remedio, sobre todo para poder definir correctamente a personas grotescas: Villalobos es de lo más tonto que ha pisado la Carrera de San Jerónimo, y cuidado que no hay imbéciles allí dentro…

Y de esa madre casi abuela, pasados los cuarenta y tantos años, que vamos a decir. Es realmente milagroso que haya conseguido ser madre, y ello por dos razones: su edad ya provecta, casi tanto como la mía, y su escaso –escasísimo- atractivo físico, que hacen que el padre realmente tenga mucho mérito, pues no se si habrá toreado en peores plazas.

Las dos han protagonizado unas intervenciones épicas, por no decir a cuál más estúpida, aunque creo se lleva la palma Villalobos que encima tiene el cinismo de agradecerle a Rajoy su nombramiento como Vicepresidenta Primera, a ella, que no se ni si está capacitada para ser señora de la limpieza de cualquier casa decente que se precie.

Hortera, maltratadora de los que están por debajo de ella, es decir, casi todos, que va por libre, votando lo que le da la gana, muchas veces en contra de las consignas de su partido… ¿Qué sabrá esta señora –o su marido, el José Luis Cebrián del PP, es decir, el hundidor de la empresa-, para que la sigan poniendo en las listas, a pesar de no hacer nada de provecho…?

Y de Carolina Bescansa, la madre abuela de España, que vamos a decir. Parece que ella es la única que ha parido en el Congreso, a pesar de que la mayoría de los diputados son señoras, y muchas con varios hijos… Pero ninguna tan demagoga como ella y sus amigos de Podemos, que se rifaban tener al niño en sus brazos, a pesar de que andan cerca de los cuarenta años, y siguen sin crear una familia, ni mucho menos tener hijos… ¡Qué todo son responsabilidades, y encima hay que limpiarles el culo! Pero que bonito quedan para la foto, sobre todo cuándo te los trae una criada, y luego se los lleva, una vez hecha la propaganda podemista.

Yo creo que tendría que intervenir la Fiscalía de Menores, pues resulta evidente la utilización torticera del pobre niño, así como el maltrato al que se le ha sometido, al tener que estar entre tanta gentuza, y tanto delincuente… político, que ya se sabe que son los peores delincuentes que hay, por lo menos en España.

Menos mal que las cámaras no han enfocado el pecho de Carolina, o por lo menos yo no lo he visto, pues sino vomito, ya que la utilización de los niños para la propaganda política, y el feminismo más radical, me revuelve el estómago.

En fin, ha pasado un año, y parece toda la legislatura; a este paso presiento que se nos va a hacer eterna.

[su_box title="EL AUTOR"]Ramiro GRAU MORANCHO es Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. Su web: www.ramirograumorancho.com[/su_box]

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.