publi

Por Santiago Fontenla |

A casi todos nos ha extrañado la ‘prudencia’ con la que los diferentes aparatos policiales europeos han ido transmitiendo información sobre los últimos ataques islamistas en Europa. Una tardanza que se hizo sospechosa cuando el caudal de información sobre los ataques confirmaba que alguno de ellos estaría ejecutado por elementos de extrema derecha. La información, canalizada a la perfección, copó las primeras páginas de los diarios digitales de medio mundo. La realidad derivó hacia la cuestión médica en casi todos ellos cuando se afirmaba y confirmaba que los ataques se tratarían de hechos aislados perpetrados por inadaptados con largos expedientes de problemas mentales. Más tarde saldrían a la luz los verdaderos detalles de los ataques y sus vínculos yihadistas.


Es llamativo el caso de David S., teóricamente un germno-iraní que odiaba a sus compañeros de clase. La cuestión es que en posteriores noticias ya aparece otro nombre: Ali David Sonboly (que suena en cierto modo occidental). Pero su verdadero nombre es otro: Ali Daud Sonboly / Sunbuli que es un nombre árabe (pronunciado Sunbuli) y tiene un significado exclusivamente árabe: 'partir el grano de trigo’. Este 'iraní’ mostraba en un perfil de facebook esta fotografía… para nada persa. Todas sus amistades en Facebook eran Sirias.

as1-copy-1024x447

Es solo un ejemplo.

Pero es importante señalar la forma en que se informó de los ataques y cómo se experimentó para intentar desviar la atención del verdadero problema que tenemos entre nosotros: inmigración masiva descontrolada e inadaptada, mayoritariamente musulmana. Y es importante conocer esto porque el Sistema ha generado el problema y el propio Sistema trata de encontrar fórmulas para distraer al ciudadano. Se está conformando una estructura informativa que en breve ocultará noticias tan importantes como lo podría ser algún ataque selectivo protagonizado por un 'lobo solitario’. Y digo ocultar porque, por poner solo un ejemplo, la repercusión del apuñalamiento de una madre y sus niñas en Francia por vestir pantalones cortos, a manos de un integrista marroquí, ha tenido muy escasa repercusión mediática.

Las redes sociales, tan importantes en estos casos, ya están experimentado con el filtrado avanzado de mensajes y comunicaciones entre usuarios. No sería de extrañar que lo mismo que se censura de forma inmediata un desnudo podría hacerse con una noticia concreta.

Europa, su clase política, está al borde del colapso en materia de seguridad. Una seguridad que ya no puede garantizar a susciudadanos. Y todos sabemos que sin seguridad no hay libertad. Y que si no hay libertad los ciudadanos la buscarán allá donde sea. Y buscarán nuevos políticos, nuevos partidos con nuevas ideas. Organizaciones bien lideradas que ofrezcan soluciones fáciles a problemas complicados. Está pasando en Austria, Holanda, Francia, Alemania…

[su_box title="EL AUTOR"]Santiago Fontenla es Director de La Gaceta. licenciado en CC. de la Información por la UPV y Máster Universitario en Seguridad, Defensa y Geoestrategia. Fue director de MinutoDigital.com hasta su desaparición. Es Director de Seguridad, experto en terrorismo Yihadista. Ha desarrollado labores de escolta en el País Vasco y de seguridad en zonas de riesgo. Actualmente combina la dirección de LaGaceta.eu con su cargo de Presidente de la Asociación de Escoltas en Activo del País vasco.[/su_box]

Sobre la información de los ataques islamistas en Europa

Por Santiago Fontenla |

A casi todos nos ha extrañado la ‘prudencia’ con la que los diferentes aparatos policiales europeos han ido transmitiendo información sobre los últimos ataques islamistas en Europa. Una tardanza que se hizo sospechosa cuando el caudal de información sobre los ataques confirmaba que alguno de ellos estaría ejecutado por elementos de extrema derecha. La información, canalizada a la perfección, copó las primeras páginas de los diarios digitales de medio mundo. La realidad derivó hacia la cuestión médica en casi todos ellos cuando se afirmaba y confirmaba que los ataques se tratarían de hechos aislados perpetrados por inadaptados con largos expedientes de problemas mentales. Más tarde saldrían a la luz los verdaderos detalles de los ataques y sus vínculos yihadistas.


Es llamativo el caso de David S., teóricamente un germno-iraní que odiaba a sus compañeros de clase. La cuestión es que en posteriores noticias ya aparece otro nombre: Ali David Sonboly (que suena en cierto modo occidental). Pero su verdadero nombre es otro: Ali Daud Sonboly / Sunbuli que es un nombre árabe (pronunciado Sunbuli) y tiene un significado exclusivamente árabe: 'partir el grano de trigo’. Este 'iraní’ mostraba en un perfil de facebook esta fotografía… para nada persa. Todas sus amistades en Facebook eran Sirias.

as1-copy-1024x447

Es solo un ejemplo.

Pero es importante señalar la forma en que se informó de los ataques y cómo se experimentó para intentar desviar la atención del verdadero problema que tenemos entre nosotros: inmigración masiva descontrolada e inadaptada, mayoritariamente musulmana. Y es importante conocer esto porque el Sistema ha generado el problema y el propio Sistema trata de encontrar fórmulas para distraer al ciudadano. Se está conformando una estructura informativa que en breve ocultará noticias tan importantes como lo podría ser algún ataque selectivo protagonizado por un 'lobo solitario’. Y digo ocultar porque, por poner solo un ejemplo, la repercusión del apuñalamiento de una madre y sus niñas en Francia por vestir pantalones cortos, a manos de un integrista marroquí, ha tenido muy escasa repercusión mediática.

Las redes sociales, tan importantes en estos casos, ya están experimentado con el filtrado avanzado de mensajes y comunicaciones entre usuarios. No sería de extrañar que lo mismo que se censura de forma inmediata un desnudo podría hacerse con una noticia concreta.

Europa, su clase política, está al borde del colapso en materia de seguridad. Una seguridad que ya no puede garantizar a susciudadanos. Y todos sabemos que sin seguridad no hay libertad. Y que si no hay libertad los ciudadanos la buscarán allá donde sea. Y buscarán nuevos políticos, nuevos partidos con nuevas ideas. Organizaciones bien lideradas que ofrezcan soluciones fáciles a problemas complicados. Está pasando en Austria, Holanda, Francia, Alemania…

[su_box title="EL AUTOR"]Santiago Fontenla es Director de La Gaceta. licenciado en CC. de la Información por la UPV y Máster Universitario en Seguridad, Defensa y Geoestrategia. Fue director de MinutoDigital.com hasta su desaparición. Es Director de Seguridad, experto en terrorismo Yihadista. Ha desarrollado labores de escolta en el País Vasco y de seguridad en zonas de riesgo. Actualmente combina la dirección de LaGaceta.eu con su cargo de Presidente de la Asociación de Escoltas en Activo del País vasco.[/su_box]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada