publi


Tras la polémica del burkini, llega una nueva al país vecino. En este caso, se trata de los pantalones cortos, algo totalmente aceptado en los países occidentales en pleno siglo XXI y que ahora parece ser un motivo de acoso en Francia. 

Aunque la polémica de los shorts lleva todo el verano, ha sido estos días cuando ha salido a la luz a raíz del ataque de 10 jóvenes a unas mujeres que se encontraban con su familia paseando en pantalón corto. Según Le Figaro, los acosadores, de entre 17 y19 años, y de los que no se ha desvelado la nacionalidad ni la religión, las llamaron "putas" y la emprendieron con ellas y sus familias por ir "desnudas". El altercado no quedó ahí y los agresores hirieron físicamente a los familiares de las mujeres, de hecho, uno de ellos tuvo que ser atendido por varias fracturas en la cara y el otro acabó con la nariz rota.

La noticia fue viralizada en las redes del país galo bajo el hashtag #TousEnShort y con fotos de mujeres en pantalón corto para reclamar libertad. Además, aunque los medios no se hicieron eco de la identidad de los acosadores, en las redes muchos usuarios y hasta políticos lo relacionaron inmediatamente con una especie de revancha de algunos musulmanes por la polémica estival del burkini. El tema está tan candente que políticos como la presidenta de la región Ile de France, Valérie Pécresse, también se han sumado a la iniciativa a través de las redes sociales y pedía "sanciones ejemplares" ante tales conductas: "Escandalizada por la agresión a dos parejas porque las mujeres montaban en bici. Hace falta que haya sanciones ejemplares". 

Los ataques no son nuevos, ya hubo una mujer agredida físicamente este verano por llevar bikini y el caso de una joven de 18 años llamada Maude Vallet, que fue agredida en junio por llevar pantalón corto es un ejemplo de ello. La joven denunció que fue agredida con insultos y escupitajos por otras cinco mujeres en un autobús por llevar shorts, y todo esto sin que ningún otro pasajero interviniera o avisara a la policía. La chica consiguió mucha repercusión en internet a pesar de todo y hasta se ha creado una petición en change.org a su favor.

Francia: Agredidas por utilizar pantalones cortos


Tras la polémica del burkini, llega una nueva al país vecino. En este caso, se trata de los pantalones cortos, algo totalmente aceptado en los países occidentales en pleno siglo XXI y que ahora parece ser un motivo de acoso en Francia. 

Aunque la polémica de los shorts lleva todo el verano, ha sido estos días cuando ha salido a la luz a raíz del ataque de 10 jóvenes a unas mujeres que se encontraban con su familia paseando en pantalón corto. Según Le Figaro, los acosadores, de entre 17 y19 años, y de los que no se ha desvelado la nacionalidad ni la religión, las llamaron "putas" y la emprendieron con ellas y sus familias por ir "desnudas". El altercado no quedó ahí y los agresores hirieron físicamente a los familiares de las mujeres, de hecho, uno de ellos tuvo que ser atendido por varias fracturas en la cara y el otro acabó con la nariz rota.

La noticia fue viralizada en las redes del país galo bajo el hashtag #TousEnShort y con fotos de mujeres en pantalón corto para reclamar libertad. Además, aunque los medios no se hicieron eco de la identidad de los acosadores, en las redes muchos usuarios y hasta políticos lo relacionaron inmediatamente con una especie de revancha de algunos musulmanes por la polémica estival del burkini. El tema está tan candente que políticos como la presidenta de la región Ile de France, Valérie Pécresse, también se han sumado a la iniciativa a través de las redes sociales y pedía "sanciones ejemplares" ante tales conductas: "Escandalizada por la agresión a dos parejas porque las mujeres montaban en bici. Hace falta que haya sanciones ejemplares". 

Los ataques no son nuevos, ya hubo una mujer agredida físicamente este verano por llevar bikini y el caso de una joven de 18 años llamada Maude Vallet, que fue agredida en junio por llevar pantalón corto es un ejemplo de ello. La joven denunció que fue agredida con insultos y escupitajos por otras cinco mujeres en un autobús por llevar shorts, y todo esto sin que ningún otro pasajero interviniera o avisara a la policía. La chica consiguió mucha repercusión en internet a pesar de todo y hasta se ha creado una petición en change.org a su favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada