publi


La prensa alemana ha destapado un escándalo que vuelve a poner en evidencia la política de puertas abiertas de Europa a la llegada masiva de inmigrantes bajo el paragüas de su condición de refugiados. Ya son muchos los que han abierto los ojos pero hace apenas un año todo aquel que simplemente afirmaba que podría ser un coladero era censurado socialmente o directamente denunciado, que se lo digan al cardenal Cañizares.

Este domingo Die Welt ha informado que refugiados llegados de países musulmanes cono Siria, Irak o Afganistán y que tienen solicitudes de asilo han viajado a sus países de vacaciones y a ver a sus familias cuando se supone que huyeron con lo puesto de sus países porque sus vidas corrían verdadero peligro.

Este hecho pone de manifiesto que una parte de los cientos de miles de personas que han entrado en Europa en el mismo año se han aprovechado de los verdaderos refugiados y del buenismo de Occidente.

Pero este no es el primer escándalo relacionado con los refugiados en este ámbito. El pasado mes de agosto la prensa suiza informaba en ese momento que 189 personas habían perdido su condición de solicitantes de asilo en el país porque habían viajado a sus países en pleno proceso.

La prensa alemana revela que refugiados musulmanes se van de vacaciones a sus países


La prensa alemana ha destapado un escándalo que vuelve a poner en evidencia la política de puertas abiertas de Europa a la llegada masiva de inmigrantes bajo el paragüas de su condición de refugiados. Ya son muchos los que han abierto los ojos pero hace apenas un año todo aquel que simplemente afirmaba que podría ser un coladero era censurado socialmente o directamente denunciado, que se lo digan al cardenal Cañizares.

Este domingo Die Welt ha informado que refugiados llegados de países musulmanes cono Siria, Irak o Afganistán y que tienen solicitudes de asilo han viajado a sus países de vacaciones y a ver a sus familias cuando se supone que huyeron con lo puesto de sus países porque sus vidas corrían verdadero peligro.

Este hecho pone de manifiesto que una parte de los cientos de miles de personas que han entrado en Europa en el mismo año se han aprovechado de los verdaderos refugiados y del buenismo de Occidente.

Pero este no es el primer escándalo relacionado con los refugiados en este ámbito. El pasado mes de agosto la prensa suiza informaba en ese momento que 189 personas habían perdido su condición de solicitantes de asilo en el país porque habían viajado a sus países en pleno proceso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada