publi


La rigidez nunca ha sido buena consejera en los negocios. El éxito suele venir siempre acompañado de conceptos como diversificación, flexibilidad o creatividad. En este sentido se puede aprender mucho del taoísmo cuando afirma aquello de que el árbol rígido se está muriendo. La figura de Lao-Tse difícilmente se puede asociar con el márketing, pero su filosofía sí. Hay que ser flexible para alcanzar los objetivos, hay que mezclar ideas y fluir en el medio.
Esto debería hacer pensar a todos los marketerosque se obsesionan con el uso monolítico de una sola técnica y rechazan otras. La clave está en probar diferentes herramientas para diferentes contextos o, mejor aún, mezclarlas para obtener resultados imposibles desde una única perspectiva. Vale que es complicado aventurarse en terrenos desconocidos cuando algo funciona, pero es la única forma de hacer crecer una empresa más allá de las previsiones iniciales.
Mezclar para superar las expectativas
Al que le funciona el márketingde contenidos, suele pasar del resto de técnicas de mercadotecnia. Pero, qué hay de malo en implementar campañas mixtas, es decir, que mezclen herramientas diversas enfocadas a páginas de contenidos, como el PPC. Una web de productos puede beneficiarse tanto del márketingde contenidos como del pago por clic. ¿Qué sentido tiene limitar el crecimiento de una empresa atendiendo a esta o aquella estrategia?
No tiene más sentido que el marcado por el ego de los propios marketeros, ese "yo tengo razón y tú no" o "mi forma de ver las cosas es más productiva que la tuya". Craso error; la vía mixta y flexible siempre será una alternativa con más posibilidades. Solo hay que imaginar el potencial que tiene añadir la inmediatez o la fiabilidad del PPC al impacto de los contenidos curados (tirando de newsletterso social media, por ejemplo). Está claro: se necesitan más herramientas más allá de los contenidos para superar las expectativas iniciales.
Además, utilizando estrategias mixtas se tienen todos los frentes cubiertos. Si los buscadores no han indexado el contenido fresco, las campañas de pago por clic pueden ser una alternativa para mover los productos. Lo mismo ocurre al revés, limitarse a pagar por colocar adsno tiene sentido si también existe la opción de obtener tráfico orgánico a través de la creación de contenidos de calidad que respeten las normas mínimas de SEO on page.
Mezclar churras con merinas digitales sin morir en el intento
Vale, hay que mezclar técnicas, pero con cabeza. Como pasa con la cocina, los platos mixtos salen ricos cuando se dan los pasos en el orden adecuado. El primer movimiento de un Arguiñano del márketing híbridoes, cómo no, crear contenido. Ni que decir tiene que debe ser un contenido original y acorde con los adsque se implementarán más adelante.
En cuanto al tipo de contenido que suele encajar bien con una campaña PPC están las guías, tutoriales por pasos, los top5/top10. Cuanta más información aporten sobre cuestiones demandadas en el nicho trabajado mejor, pero siempre teniendo por delante el producto o servicio que se quiere ofrecer a los clientes actuales y potenciales. En este sentido, pensar en la segmentaciónpuede jugar un papel crucial antes de echar a caminar, analizando a la inversa el proceso. Esto viene a significar que tener presente el producto final y las categorías de la audiencia facilitará el acoplamiento de los contenidos y los anuncios PPC.

El análisis inversoes algo así como una paradoja donde el camino se desanda para ser asfaltado, es decir, se deconstruye para crear. Trabajar con el chip en modo rewindpermite prever cómo funcionará la promoción de los contenidos con el PPC. No es lo mismo usar adsen redes sociales (p.ej. Facebook Ads o Twitter Ads) que invertir en anuncios en buscadores o páginas del nicho (véase Adsense). Ciertamente, esta perspectiva analítica mejora el acierto en la toma de decisiones a la hora de realizar experimentos mixtos, además de hacer de pegamento entre el márketingde contenidos y el PPC.

Vida después del marketing de contenidos; las campañas mixtas


La rigidez nunca ha sido buena consejera en los negocios. El éxito suele venir siempre acompañado de conceptos como diversificación, flexibilidad o creatividad. En este sentido se puede aprender mucho del taoísmo cuando afirma aquello de que el árbol rígido se está muriendo. La figura de Lao-Tse difícilmente se puede asociar con el márketing, pero su filosofía sí. Hay que ser flexible para alcanzar los objetivos, hay que mezclar ideas y fluir en el medio.
Esto debería hacer pensar a todos los marketerosque se obsesionan con el uso monolítico de una sola técnica y rechazan otras. La clave está en probar diferentes herramientas para diferentes contextos o, mejor aún, mezclarlas para obtener resultados imposibles desde una única perspectiva. Vale que es complicado aventurarse en terrenos desconocidos cuando algo funciona, pero es la única forma de hacer crecer una empresa más allá de las previsiones iniciales.
Mezclar para superar las expectativas
Al que le funciona el márketingde contenidos, suele pasar del resto de técnicas de mercadotecnia. Pero, qué hay de malo en implementar campañas mixtas, es decir, que mezclen herramientas diversas enfocadas a páginas de contenidos, como el PPC. Una web de productos puede beneficiarse tanto del márketingde contenidos como del pago por clic. ¿Qué sentido tiene limitar el crecimiento de una empresa atendiendo a esta o aquella estrategia?
No tiene más sentido que el marcado por el ego de los propios marketeros, ese "yo tengo razón y tú no" o "mi forma de ver las cosas es más productiva que la tuya". Craso error; la vía mixta y flexible siempre será una alternativa con más posibilidades. Solo hay que imaginar el potencial que tiene añadir la inmediatez o la fiabilidad del PPC al impacto de los contenidos curados (tirando de newsletterso social media, por ejemplo). Está claro: se necesitan más herramientas más allá de los contenidos para superar las expectativas iniciales.
Además, utilizando estrategias mixtas se tienen todos los frentes cubiertos. Si los buscadores no han indexado el contenido fresco, las campañas de pago por clic pueden ser una alternativa para mover los productos. Lo mismo ocurre al revés, limitarse a pagar por colocar adsno tiene sentido si también existe la opción de obtener tráfico orgánico a través de la creación de contenidos de calidad que respeten las normas mínimas de SEO on page.
Mezclar churras con merinas digitales sin morir en el intento
Vale, hay que mezclar técnicas, pero con cabeza. Como pasa con la cocina, los platos mixtos salen ricos cuando se dan los pasos en el orden adecuado. El primer movimiento de un Arguiñano del márketing híbridoes, cómo no, crear contenido. Ni que decir tiene que debe ser un contenido original y acorde con los adsque se implementarán más adelante.
En cuanto al tipo de contenido que suele encajar bien con una campaña PPC están las guías, tutoriales por pasos, los top5/top10. Cuanta más información aporten sobre cuestiones demandadas en el nicho trabajado mejor, pero siempre teniendo por delante el producto o servicio que se quiere ofrecer a los clientes actuales y potenciales. En este sentido, pensar en la segmentaciónpuede jugar un papel crucial antes de echar a caminar, analizando a la inversa el proceso. Esto viene a significar que tener presente el producto final y las categorías de la audiencia facilitará el acoplamiento de los contenidos y los anuncios PPC.

El análisis inversoes algo así como una paradoja donde el camino se desanda para ser asfaltado, es decir, se deconstruye para crear. Trabajar con el chip en modo rewindpermite prever cómo funcionará la promoción de los contenidos con el PPC. No es lo mismo usar adsen redes sociales (p.ej. Facebook Ads o Twitter Ads) que invertir en anuncios en buscadores o páginas del nicho (véase Adsense). Ciertamente, esta perspectiva analítica mejora el acierto en la toma de decisiones a la hora de realizar experimentos mixtos, además de hacer de pegamento entre el márketingde contenidos y el PPC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada