Header Ads

Mujeres en un mundo de hombres: la revolución del póker

 

El mundo que conocemos en la actualidad ya no está dominado por hombres, pues las mujeres se atrevieron a incursionar en sectores que antes eran solo para el sexo masculino. Muchos oficios se han democratizado en este sentido y por eso empezamos a ver mujeres en el ejército, la policía e incluso en el póker profesional. Este juego de cartas siempre estuvo restringido a los hombres, pero cada día es más frecuente ver mujeres en la mesa que no solo juegan, sino que también ganan torneos y superan a los hombres.

El hecho de que las mujeres hayan empezado a jugar póker online ha supuesto un gran cambio para el futuro de esta disciplina, ya que muchas más representantes del género femenino pensarán en el póker como una posibilidad real de ganar dinero y no tendrán miedo de entrar a este mundo y triunfar en él. Entre las jugadoras de póker más famosas de nuestros tiempos podemos mencionar a Annette Obrestad, Vanessa Selbst, Clonie Gowen, Vanessa Rousso, Kathy Liebert y Annie Duke.

Vanessa Selbst es la jugadora profesional más exitosa del mundo y ha ganado más de nueve millones de dólares en torneos. Kathy Liebert es una de las veteranas con más de 20 años en el negocio y casi seis millones de dólares en premios. Annie Duke es la hermana de Howard Lederer, otro jugador de póker, pero sus méritos son propios, así como sus más de cuatro millones de dólares ganados en torneos. Vanessa Rousso, conocida como Lady Maverick en la comunidad de póker online, estuvo casada con Chad Brown, otra estrella del póker, y ha ganado más de tres millones de dólares en torneos como el EPT Grand Final y el World Poker Tour. Y Annette Obrestad es una de las más precoces, pues empezó a jugar con tan solo 15 años de edad y justo antes de cumplir 19 años ganó un brazalete de la World Series of Poker Europa. Si se comparan a estas jugadoras, se pueden ver datos interesantes de sus carreras como premios obtenidos y dinero en efectivo ganado en los últimos años.

Muchos jugadores se dedican de lleno al póker y viven de lo que ganan durante los torneos, pero esto no siempre es fácil y mucho menos para las mujeres, por lo que no es raro encontrar que las jugadoras de póker tengan otros trabajos y obligaciones que deben compaginar con una vida de viajes y partidas de póker.

Si bien las mujeres han sabido posicionarse alto en este juego de cartas, la lucha por la igualdad de género en este deporte no ha terminado y es nuestro deber seguir apoyando la participación femenina en una disciplina que siempre le ha dado mayor peso a los hombres porque incorporar mujeres a la mesa de juego no solo democratiza el sector, sino que le aporta más dinamismo y enriquece la experiencia del póker para ambos sexos.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.