Follow on Facebook


No es la primera vez que descubrimos que algunas asociaciones ayudan antes a extranjeros que a españoles e incluso que gastan el dinero que obtienen gracias a las donaciones en ayudas que no están relacionadas con primeras necesidades, sino caprichos como es el caso que denunciamos a continuación.

Parece ser que Cáritas no solamente ayuda dando comida a los más necesitados, en muchas priorizando a los extranjeros antes que los españoles, sino que también paga caprichos.

Una de las últimas ayudas proporcionadas por la organización es la de pagar a una mujer marroquí la reparación de la pantalla de su móvil, un gasto que asciende a 65€.

La mujer, madre de tres hijos, preguntó al propietario de la casa el precio de reparar la pantalla de su móvil, el cual necesitaba para llamar a su marido que está en Alemania.

Tras conocer que costaría 65 euros, se ausentó unas horas para volver y confirmar que aceptaba el presupuesto ofrecido por el propietario de la tienda, pero dejando claro que la factura de la reparación debía ser para Cáritas, quienes pagaron la reparación.

Ante la sorpresa del propio propietario, tras entregarle la factura con el presupuesto, la mujer regresó con el dinero en mano para así poder pagar la reparación del móvil y pidiendo que le diera un comprobante de pago a su nombre.

El propietario, que denunció el caso a través de Internet, dijo: “Es increíble. Conozco gente que lo pasa mal de verdad y que no tienen ni para comer y mientras tanto Cáritas pagando reparaciones de móviles”.

Vía CasoAislado

Indignación en las redes sociales tras conocerse que Cáritas gastó 65€ en reparar el móvil de una mujer marroquí


No es la primera vez que descubrimos que algunas asociaciones ayudan antes a extranjeros que a españoles e incluso que gastan el dinero que obtienen gracias a las donaciones en ayudas que no están relacionadas con primeras necesidades, sino caprichos como es el caso que denunciamos a continuación.

Parece ser que Cáritas no solamente ayuda dando comida a los más necesitados, en muchas priorizando a los extranjeros antes que los españoles, sino que también paga caprichos.

Una de las últimas ayudas proporcionadas por la organización es la de pagar a una mujer marroquí la reparación de la pantalla de su móvil, un gasto que asciende a 65€.

La mujer, madre de tres hijos, preguntó al propietario de la casa el precio de reparar la pantalla de su móvil, el cual necesitaba para llamar a su marido que está en Alemania.

Tras conocer que costaría 65 euros, se ausentó unas horas para volver y confirmar que aceptaba el presupuesto ofrecido por el propietario de la tienda, pero dejando claro que la factura de la reparación debía ser para Cáritas, quienes pagaron la reparación.

Ante la sorpresa del propio propietario, tras entregarle la factura con el presupuesto, la mujer regresó con el dinero en mano para así poder pagar la reparación del móvil y pidiendo que le diera un comprobante de pago a su nombre.

El propietario, que denunció el caso a través de Internet, dijo: “Es increíble. Conozco gente que lo pasa mal de verdad y que no tienen ni para comer y mientras tanto Cáritas pagando reparaciones de móviles”.

Vía CasoAislado