Follow on Facebook


Varios informes han revelado que los administradores de un hospital de la ciudad de Lahore, Pakistán, obligan a sus empleados cristianos -médicos, enfermeros, etc...- a recitar el Corán, y de no hacerlo no les permiten trabajar ni cobrar sus sueldos.

El Hospital Mir Mian, dirigido por el Gobierno Lahore, lleva el nombre del santo sufí Hazrat Mian Mir, que saltó a la fama durante la época del emperador mogol Jehangir por ser un gran defensor de la armonía interreligiosa.

El asunto salió a la luz cuando el superintendente médico, el Dr. Muhammad Sarfraz, abofeteó a un miembro del personal paramédico cristiano por no asistir a una reunión. “Este acto es una violación de la Constitución de Pakistán”, comentó un miembro del personal paramédico cristiano llamado Mariscal.

Los expertos afirman que el extremismo existe en los hospitales públicos y era una preocupación enorme para las fuerzas del orden. Un alto funcionario de la policía, que pidió el anonimato, afirma que los fenómenos de extremismo entre los médicos y el personal paramédico no es nada nuevo. “El tema de hospital de Mian Mir es sólo una pequeña parte de lo que sucede y sirve como una señal de alarma”, ha concluido.

Un hospital de Lahore obliga al personal médico cristiano a recitar versos del Corán antes del trabajo


Varios informes han revelado que los administradores de un hospital de la ciudad de Lahore, Pakistán, obligan a sus empleados cristianos -médicos, enfermeros, etc...- a recitar el Corán, y de no hacerlo no les permiten trabajar ni cobrar sus sueldos.

El Hospital Mir Mian, dirigido por el Gobierno Lahore, lleva el nombre del santo sufí Hazrat Mian Mir, que saltó a la fama durante la época del emperador mogol Jehangir por ser un gran defensor de la armonía interreligiosa.

El asunto salió a la luz cuando el superintendente médico, el Dr. Muhammad Sarfraz, abofeteó a un miembro del personal paramédico cristiano por no asistir a una reunión. “Este acto es una violación de la Constitución de Pakistán”, comentó un miembro del personal paramédico cristiano llamado Mariscal.

Los expertos afirman que el extremismo existe en los hospitales públicos y era una preocupación enorme para las fuerzas del orden. Un alto funcionario de la policía, que pidió el anonimato, afirma que los fenómenos de extremismo entre los médicos y el personal paramédico no es nada nuevo. “El tema de hospital de Mian Mir es sólo una pequeña parte de lo que sucede y sirve como una señal de alarma”, ha concluido.