Última hora

Un pederasta condenado a solo 7 años por violar y contagiar una enfermedad sexual a una niña de 4 años


Un pederasta de 36 años acaba de ser condenado en Zaragoza a siete años de prisión por haber abusado sexualmente de dos niñas y haber contagiado a una de ellas un herpes genital, una enfermedad para la que no hay cura y que provoca graves problemas de salud de forma crónica. Este virus, una vez en el cuerpo, no es erradicable en la actualidad con ningún medicamento. Los únicos tratamientos disponibles van dirigidos a intentar paliar sus efectos y la intensidad y frecuencia de los brotes que provoca el virus.

El acusado se enfrentaba a una petición de condena de 19 años, pero la Audiencia de Zaragoza se la ha dejado en siete porque, entre otras cosas, da por buena la tesis de que el pederasta no sabía que era portador de esa enfermedad sexual y que, por tanto, no se le puede imputar que pretendía causarle esas lesiones, ni siquiera que sabía que podía contagiarle el herpes genital a la pequeña.

Una de las niñas de las que abusó sexualmente es la hija de la que por entonces era la pareja sentimental del pederasta. La otra, la que tenía siete años de edad cuando ocurrieron los hechos, era amiga de la otra pequeña.

La sentencia considera probado que el ahora condenado aprovechó que se quedó a solas en casa con las dos niñas para someterlas a abusos sexuales, masturbarse ante ellas y mostrarles material pornográfico. Y, después, las agasajó con abundantes chucherías para que no contaran lo ocurrido.

El caso se destapó porque, pocos días después, la más pequeña empezó a quejarse de intensos picores en su zona genital. Su madre la llevó al médico y fue en la consulta cuando se detectó que la niña padecía una enfermedad de transmisión sexual.

Finalmente, el acusado, José Rafael B. P., ha sido condenado por tres delitos de agresión sexual y uno de exhibicionismo. Por abusar sexualmente de la hija de su novia se le han impuesto cuatro años de cárcel. Por hacer lo mismo con la otra niña, tres años.