Follow on Facebook


Un hombre ha sembrado por unos minutos el miedo  en la Iglesia de San Pablo de Valladolid, donde mientras se estaba celebrando una boda, en torno a las 18.30 horas, ha entrado un hombre profiriendo gritos de «Alá es grande» y se ha acercado al altar con la intención de derribar varios objetos litúrgicos.



Según han relatado  algunos de los testigos presenciales, el hombre tendría «entre 20 y 30 años de edad, rasgos morenos, algo de barba», y «aparentemente no llevaba ningún arma». También han detallado que cuando algunos de los invitados han intentado reducir a este sujeto en el mismo templo ha tratado de agredir al sacerdote que estaba oficiando la ceremonia.

Finalmente, minutos después de su interrupción, han logrado llevar al hombre fuera de la iglesia, donde ha sido detenido, han confirmado fuentes de la Policía Nacional, que ha detallado que el arrestado es un súbito marroquí, de 22 años de edad y residente en Valladolid con permiso de estudiante, y ha sido «acusado de alteración del orden público, amenazas y delito contra los sentimientos religiosos».

Marroquí detenido por interrumpir un oficio religioso en Valladolid al grito de 'Alá es grande'


Un hombre ha sembrado por unos minutos el miedo  en la Iglesia de San Pablo de Valladolid, donde mientras se estaba celebrando una boda, en torno a las 18.30 horas, ha entrado un hombre profiriendo gritos de «Alá es grande» y se ha acercado al altar con la intención de derribar varios objetos litúrgicos.



Según han relatado  algunos de los testigos presenciales, el hombre tendría «entre 20 y 30 años de edad, rasgos morenos, algo de barba», y «aparentemente no llevaba ningún arma». También han detallado que cuando algunos de los invitados han intentado reducir a este sujeto en el mismo templo ha tratado de agredir al sacerdote que estaba oficiando la ceremonia.

Finalmente, minutos después de su interrupción, han logrado llevar al hombre fuera de la iglesia, donde ha sido detenido, han confirmado fuentes de la Policía Nacional, que ha detallado que el arrestado es un súbito marroquí, de 22 años de edad y residente en Valladolid con permiso de estudiante, y ha sido «acusado de alteración del orden público, amenazas y delito contra los sentimientos religiosos».