Archivo Enero 2010 a Noviembre 2010 de MinutoDigital.com

Más de 20.000 mujeres son asesinadas en nombre del ‘honor’ en países musulmanes

with 13 comments

A “Occidente”, como nos gusta llamarlo, las familias inmigrantes han traído, en su equipaje, las crueles tradiciones de sus aldeas: un inmigrante azerí fue enjuiciado en San Petersburgo por contratar a alguien para matar a su hija porque la joven “había desobedecido la tradición nacional” poniéndose una minifalda; cerca de la ciudad belga de Charleroi, Sadia Sheikh fue asesinada de un balazo por su hermano por haberse negado a casarse con un paquistaní elegido por su familia; en Toronto, Kamikar Kaur Dhillon le cortó la garganta a su nuera, Amandeep, porque quería separarse del marido -un matrimonio convenido-. Dhillon le dijo a la policía que esa separación “deshonraría el apellido”.

Es una tragedia, un horror, un crimen de lesa humanidad. Los detalles de los asesinatos -de mujeres decapitadas, quemadas hasta la muerte, lapidadas, apuñaladas, electrocutadas, estranguladas y sepultadas vivas en nombre del “honor” de sus familias- son tan brutales como vergonzosos.

Muchos organizaciones de Medio Oriente y el sudeste asiático sospechan que el número de víctimas cuadruplica la última cifra de las Naciones Unidas, que consigna alrededor de 5000 muertes por año. La mayoría de las víctimas son jóvenes, muchas adolescentes, y son masacradas según una repugnante tradición que se remonta a cientos de años, pero que ahora rige en la mitad del planeta.

Una investigación de 10 meses del diario The Independent en Jordania, Paquistán, Egipto, Gaza y Cisjordania ha desenterrado espeluznantes detalles de los horrorosos asesinatos. De hecho, el “honor” (o “ird”) de familias, comunidades y tribus trasciende la religión y la misericordia. Pero los grupos defensores de las mujeres, las organizaciones de derechos humanos y Amnesty International indican que la matanza de inocentes por haber “deshonrado” a sus familias crece año a año.

Las mujeres kurdas en Irak y las palestinas en Jordania, Paquistán y Turquía parecen ser las peores infractoras, pero la libertad de prensa en esos países posiblemente compense el secreto que rodea los crímenes por “honor” en Egipto -país que falsamente afirma que no hay ningún caso allí- y en otras naciones de Medio Oriente y el Golfo.

Pero los crímenes de honor ya se propagaron a Gran Bretaña, Bélgica, Rusia, Canadá y otros países. Las autoridades de seguridad y los tribunales de gran parte de Medio Oriente han prestado su connivencia para reducir o derogar las sentencias por el asesinato familiar de mujeres, con frecuencia clasificando los casos como suicidio.

¿Cómo se podría reaccionar ante un hombre -y esto ha ocurrido tanto en Jordania como en Egipto- que viola a su propia hija y después, cuando queda embarazada, la mata para salvar el “honor” de su familia? ¿O ante el caso del turco, padre y abuelo de la provincia de Adiyaman, que en febrero sepultó viva a su hija Medine Mehmik, de 16 años, por “entablar amistad con muchachos”? El cuerpo fue encontrado 40 días después, de cuclillas y con las manos atadas.

¿O ante el caso de Aisha Duhulow, de 13 años, que en Somalia, en 2008, fue arrastrada frente a miles de personas hasta un agujero para ser enterrada hasta el cuello y lapidada por 50 hombres por cometer adulterio?

Al cabo de diez minutos, la desenterraron y, al advertir que aún vivía, fue vuelta a enterrar para continuar la lapidación. ¿Su delito? Había sido violada por tres hombres y, fatalmente, su familia decidió informar el hecho a la milicia Al-Shabab.

¿O el caso del “juez” islámico, también de Somalia, que anunció en 2009 la lapidación de una mujer por haber tenido un affaire ? Su amante sólo recibió un castigo de 100 latigazos.

HISTORIAS

En agosto de 2008, en Beluchistán, cinco mujeres fueron sepultadas vivas por “crímenes de honor”: tres de ellas -Hameeda, Raheema y Fauzia- eran adolescentes que, tras haber sido golpeadas, fueron arrojadas con vida a una zanja, donde luego fueron cubiertas con piedras y tierra. Cuando las dos mujeres mayores, de 45 y 38 años, protestaron, sufrieron el mismo destino. Las tres más jóvenes habían intentado elegir a sus esposos. En el Parlamento paquistaní, Israrullah Zehri aludió a los asesinatos como parte de una “tradición de siglos” que él mismo “seguiría defendiendo”.

Aún más indignante, la violación también se emplea como castigo en los crímenes de “honor”. En 2002, en el Punjab, un “jurado” tribal alegó que un chico de 11 años de la tribu gujar, Abdul Shakoor, había caminado sin compañía con una mujer de 30 años de la tribu mastoi, hecho que “deshonró” a los mastoi.

Los ancianos decidieron que para “devolverle” el honor a la tribu, la hermana de 18 años del chico, Mukhtaran Bibi, debía ser violada grupalmente. El padre de la joven obedientemente llevó a la joven ante este “jurado”.

Cuatro hombres, incluyendo un miembro del jurado, la arrastraron hasta una choza y la violaron mientras unos 100 hombres los aclamaban. Pasó una semana antes de que se registrara el delito como “queja”.

Los ataques con ácido también son frecuentes. Bilal Khar, de Karachi, le arrojó ácido a la cara a su esposa Fakhra Yunu cuando ella lo dejó para volver a la casa de su madre. El ácido le fundió los labios, le quemó todo el pelo, los pechos y una oreja y convirtió su rostro en “una masa de goma quemada”.

Hace más de 10 años, la Comisión de Derechos Humanos de Paquistán registraba un promedio anual de 1000 asesinatos de “honor”. Pero si Paquistán parece tener el récord de crímenes de “honor” -y recordemos que muchos países afirman falsamente que no cumplen con esa tradición-, Turquía seguramente ocupa un segundo puesto muy próximo. Entre 2000 y 2006, 480 mujeres -20% de ellas de entre 19 y 25 años- fueron asesinadas por crímenes de honor. Otras estadísticas turcas revelan que por lo menos 200 mujeres son asesinadas por “honor” anualmente. Estas cifras se consideran ahora una enorme subestimación.

Muchos de los asesinatos se produjeron en las áreas kurdas, pero el asesinato de “honor” de mujeres no es exclusivamente un crimen kurdo. En 2001, Sait Kina mató a puñaladas a su hija de 13 años por hablar con chicos en la calle. La atacó en el baño con un hacha y un cuchillo. Cuando la policía halló el cadáver, descubrió que la cabeza había sido tan mutilada que la familia se la había atado con un pañuelo. Kina le dijo a la policía: “Cumplí con mi deber”.

CON ACEITE HIRVIENDO

El activista británico kurdo Aso Kamal, de la Red Dooa Contra la Violencia, cree que entre 1991 y 2007 fueron asesinadas 12.500 mujeres por razones de “honor” solamente en las tres provincias kurdas de Irak. Muchas familias ordenan a las mujeres que se suiciden quemándose con aceite hirviendo.

En los territorios palestinos, Human Rights Watch ha acusado desde hace tiempo al sistema policial y judicial por el fracaso casi total de la protección de las mujeres de las matanzas de “honor”. Consideremos, por ejemplo, el caso de la chica de 17 años que en 2005 fue estrangulada por su hermano por haberse embarazado… de su propio padre, que también estuvo presente durante el crimen.

Hasta en el liberal Líbano se han producido asesinatos de “honor”, el más notorio el de una mujer de 31 años, Mona Kaham, cuyo padre le cortó la garganta tras enterarse de que había quedado embarazada de su primo. No resulta sorprendente que una encuesta revelara que el 90,7% de los libaneses se oponían a los asesinatos de “honor”. Entre los pocos que los aprobaban, varios creían que contribuían a limitar los matrimonios interreligiosos.

Las disputas tribales suelen provocar asesinatos de “honor” en Irán y Afganistán. En Irán, por ejemplo, un funcionario de la provincia étnica árabe de Juzestán afirmó en 2003 que 45 jóvenes habían sido asesinadas en ejecuciones de “honor” en dos meses. Todas fueron ejecutadas porque se negaron a acceder a un matrimonio convenido, por no respetar el código de vestimenta islámico o por tener contacto con hombres.

A través del oscuro velo de los castigos de las aldeas afganas, atisbamos ocasionalmente el terror de las ejecuciones de adolescentes. Cuando Siddiqam, de apenas 19 años, y su novio Jayyam fueron llevados este mes ante un tribunal religioso aprobado por los talibanes en Kunduz, sus últimas palabras fueron: “Nos amamos, pase lo que pase”. En la plaza del mercado de Mulla Quli, una multitud -que incluía a familiares de ambos jóvenes- lapidó a ambos.

Y también a “Occidente”, como nos gusta llamarlo, las familias inmigrantes han traído, en su equipaje, las crueles tradiciones de sus aldeas: un inmigrante azerí fue enjuiciado en San Petersburgo por contratar a alguien para matar a su hija porque la joven “había desobedecido la tradición nacional” poniéndose una minifalda; cerca de la ciudad belga de Charleroi, Sadia Sheikh fue asesinada de un balazo por su hermano por haberse negado a casarse con un paquistaní elegido por su familia; en Toronto, Kamikar Kaur Dhillon le cortó la garganta a su nuera, Amandeep, porque quería separarse del marido -un matrimonio convenido-. Dhillon le dijo a la policía que esa separación “deshonraría el apellido”.

Estos son tan sólo algunos asesinatos, unos pocos nombres, una pequeña selección de historias horrorosas que ocurrieron en todo el mundo, con el propósito de demostrar la penetrante infección de algo que debe reconocerse como un crimen masivo, una tradición musulmana de salvajismo familiar que no admite ninguna intervención piadosa, ninguna ley estatal, y que rara vez provoca algún remordimiento.

Written by admin

septiembre 27th, 2010 at 8:12 pm

Posted in islam,newsletter

13 Responses to 'Más de 20.000 mujeres son asesinadas en nombre del ‘honor’ en países musulmanes'

Subscribe to comments with RSS or TrackBack to 'Más de 20.000 mujeres son asesinadas en nombre del ‘honor’ en países musulmanes'.

  1. si a los socialistas les parece bien. Si ellos lo consideran un patron propio de su civilizacion. Si las mujeres progres que alardean de luchar por la igualdad hacen migas con estos regimenes para tener aliados contra su odio visceral a todo lo cristiano.
    Qué podemos hacer. Sólo procurar que no conviertan estos lugares en un futuro, en imbecilidad islamica. Pero de donde coño habran sacado la idea de que con el islam se vive en paz y armonía. En que colegio han estudiado historia??

    porsantiago

    27 sep 10 at 20:43

  2. Aparte de los repugnantes “crímenes de honor”, ahora está empezando a salir información sobre las violaciones que las mujeres “activistas” occidentales están sufriendo en lugares como palestina por los mismos musulmanes que son defendidos por ellas. Los musulmanes saben que ellas son “activistas” que van a defenderles, y aún así las violan. Al parecer, los mismos compañeros occidentales de las violadas las convencen para que no denuncien porque las denuncias dañarian la “causa musulmana”.

    Maria José

    28 sep 10 at 5:17

  3. No hay que ir tan lejos. Em valls (tarragona), la policía autonómica detuvo a unos islamistas formando un tribunal islámico para aplicar la Sharia a una mujer de origen musulman.
    En Torredembarra un Imán amedentraba a una trabajadora social de origen musulmán.
    Estos y cientos de casos como estos están ocurriendo en España sin que la justicia española tome medidas.
    ¿Donde está Bibiana y Cerolo?.
    EXPULSION INMEDIATA DE IMANES Y MOROS QUE PREDIQUEN Y PRACTIQUEN LEYES MEDIEVALES!!!…

    Ciego de Granada

    28 sep 10 at 8:20

  4. Esto es un aviso de lo que será Europa en pocas décadas si no lo remedia una 3ª Guerra Mundial,
    la única Alianza de Civilizaciones que admiten
    estos salvajes es la conversión a su credo,
    de que no van a ser capaces si sus miserables vidas le importan un carajo?

    JUANCITO

    28 sep 10 at 8:30

  5. Y más de siete mil mujeres son violadas cada año en España, siendo la inmensa mayoria de los violadores extranjeros.
    Yo me pregunto por qué no hay reportajes en TV, comentando esta lacra porque es exactamente igual que la denominada violencia de género, que no solo es cuando una mujer muere asesinada por su pareja o ex pareja, sino también cuando sufre una violación por parte de uno o varios desconocidos.

    La plaga de las violaciones en España

    28 sep 10 at 10:30

  6. No es ciego el que no ve sino el que no quiere ver.
    Lo que demuestra es que tanto naciones unidas o toda la patraña que haya detrás solo se preocupan de si a una niña en España le prohiben entrar con pañuelo en el colegio………..porque no se preocupan de las mujeres que matan a diario en esos paises

    carmen

    28 sep 10 at 11:12

  7. Islam no es compatible con la libertad de las mujeres.

    Arcángel

    28 sep 10 at 17:09

  8. Volvemos a lo de siempre, el islam es el culpable ¿No? Parece ser que es culpable de todo que nos puede ocurrir. Puede ser que tiene hasta la culpa de que el agua no tiene ni olor ni color!!!

    ¿cuantas mujeres (occidentales) están mal tratadas en Europa en general y en España en particular? ¿quien es el culpable?¿la relegión? o como tenemos costumbre de culpabilizar el islam ¿es el islam que tiene la culpa aunque se trata de mujeres no musulmanas? ¿quien sabe? a ver si encontramos algún enlace y de esta forma resolvemos este problema y echamos todo al islam.

    ¿para el caso de las 20.000 mujeres citadas en el articulo, auque me parece que es una cifra exagerada, Por que no culpabilizamos a la situación economica de dichos países, la ignorancia y el analfabetismo?

    Veo que todos uds están muy preocupados por la situación de la mujer musulmana que por su mala suerte su destino la obligó de vivir en este ambiente de atrasados y terroristas (me refiero al mundo musulman!)

    Si es así, ¿por que no hablamos de la cantidad de mujeres quien se violán en Irak y Afganistán por las tropas de EEUU?

    Hablando de las mujeres plestinas (musulmanas y cristianas)¿que pasa con el mal trato diario del ejercito de israel a dichas mujeres?

    O se trata simplemente de un raya roja que no hay que sobrepasar.

    No voy a profundizar en el tema del pañuelo. Cada cosa tiene sus explicciones pero lo que quiero decir que cada pueblo tiene sus costumbres que debemos respetar. como hay todavia tribus donde los habitantes son disnudas y mostramos hacia ellos nuestra plena tolerencia, hay que mostrar la misma tolerancia hacia las mujeres que llevan pañuelo si se trata de su eleccion.

    Como no tenemos derecho de obligar a la mujer a poner el pañuelo, tampoco tenemos derecho de obligarla a quitarlo. ¿Si o no?

    ¿por que las mujeres con velo cuando llegán a nuestras tierras y a la libertad no lo quitan? aquí tienen todo el derecho del mundo de acusar a sus maridos (quien les obligan a ponerlo) y llevarles a la carcel si quieren venganzarse y ademas es la ocasion la más oportuna para ellas.

    hablando del velo, no sé siempre me hago recordar de las madres argentinas, de nuestra abuelas españolas en los años 60 y 70 y tambien de las monjas. Todas llevan y llevaban el velo y les hemos mostrado nuestro entendimiento y nuestro criño hacia ellas.

    No sé si habeis visitado algún país musulman tipo Marruecos Tunez, Egipto Jordania…, teneis que hacerlo, alli vais a flipar, alli hay de todo, mujeres con y sin velo. Estoy convencido que cuando visitais estos rincones vais a cambiar las ideas.

    En cuanto la burka, estoy totalmente en contra de este fenomeno que no tiene nada que ver con la religión.

    MORISCO

    28 sep 10 at 17:24

  9. El islám debe evolucionar o desaparecer, pero no es fácil que lo haga, ya que su transmisión es exitosa y la sumisión individual por convicción o por temor, es muy fuerte.

    Callejo

    28 sep 10 at 17:40

  10. El “honor”, la “honra” de la familia sigue siendo importante.

    Lo mejor seria ejecutar al que contribuya a que la mujer lo pierda (al estilo de nuestro inmortal Alcalde de Zalamea), y a ella condenarla a orar y hacer felices de por vida a confesores y jardineros en algun centro de clausura.

    Rafael Riego

    29 sep 10 at 20:51

  11. La cosa es que no somos salvajes. Ni castellanos de El Cid. El hecho de que seamos modernos y liberales, sin embargo, no significa que debamos mirar para otro lado si en nuestra familia hay alguna chichi-loco irresponsable e incapaz de valorar la honra de su familia. Sobran putas!

    Rafael Riego

    30 sep 10 at 17:51

  12. Es importante denunciar el mal trato a las mujeres. El de los paises islámicos, también poque es enorme también en ellos. Hay que controlar la inmigración porque las malas actitudes de algunos inmigrantes se hacen hábito aquí. Por supuesto que no toda la inmigración es peligrosa. Pero debe ser más controlada. La ilegal no se debe permitir

    Callejo

    28 oct 10 at 14:01

  13. el islam no es la doctrina de Alá? no es la doctrina que consiente estas barbaries y otras? pues al-lá se la lleven y se la coman si les gusta. Aquí, en Europa, tenemos nuestra religión aceptada libremente por la mayoría de personas civilizadas ya.

    Verede

    28 oct 10 at 17:56

Leave a Reply