lunes, septiembre 20, 2021

¿Cómo proteger una marca?

Más leídos

Toda marca debe registrarse, para evitar que otros le imiten o la copien. Por ejemplo, las marcas que confeccionan productos necesitan dejar en claro que hay cosas que son exclusivas de su marca. También, es necesario que dejen en claro la titularidad de su nombre. Se agrega que el registro de la marca añade certeza del producto. Desde el punto de vista del público, lo hace más atractivo. Deja de ser un producto anónimo, sino que está respaldado por la credibilidad de la marca.

Muchas veces, las personas compran “marcas”. Buscan a los fabricantes más reconocidos de vehículos, ordenadores, prendas de vestir, etcétera. Por este motivo, los dueños de la marca deben protegerla. De esa manera, obtienen los derechos exclusivos e impiden su reproducción o imitación.

La protección de una marca no solo es importante para quien la posee. En general, es bastante útil para la economía. Impide que las marcas se repitan, obligando a crear nuevos productos que otorgan diversidad del mercado.

Razones para proteger una marca

Hay varios motivos que justifican esta protección. De hecho, es lo primero que debe hacer quien lanza un producto, o servicio nuevo, al mercado. Algunas consideraciones sobre la protección de marcas son las siguientes:

  • El registro exclusivo da derecho exclusivo para comercializar.
  • Evitar que el público compre una marca similar por error.
  • Una marca registrada tiene todos los paramentos legales.
  • Se puede otorgar licencias de la marca a otras empresas, permitiendo que la usen; pero pagando un porcentaje a quien la tiene registrada.

Como vemos, el registro de las marcas conlleva una buena cantidad de ventajas. Además, esto forma parte de la llamada propiedad intelectual. Cuando una empresa, o persona, diseña o crea algo que tiene impacto en el mercado; entonces, tiene derecho a disfrutar de la exclusividad de aquello que ha sido producto de su intelecto.

¿Cómo se hace la protección de una marca?

El primer paso para proteger una marca es registrarla. Dejar en claro a quién pertenece, logrando tener así la patente sobre dicha marca. Es un proceso legal, el cual debe llevarse a cabo en un registro mercantil. Importante mencionar que este registro puede variar en cada espacio jurídico distinto. Esto quiere decir, el registro de la marca tiene variaciones de un país a otro. Por eso, dejamos a continuación algunas consideraciones al respecto.

Registro de una marca nacional

Por ejemplo, si una empresa considera que su actividad no se desarrolla fuera de España; entonces únicamente es necesario que la marca quede protegida con el Arreglo de Niza.  Con el nombre de Arreglo de Niza se conoce un acuerdo que entró en vigor en 1961. Su función es clasificar productos y servicios para el registro de marcas.

Además, basta con registrar como una “marca nacional”. Esto se concede por un procedimiento administrativo regulado por la Ley 17/2001. Además, el trámite se cumple con la Oficina Española de Patentes y Marcas. Es importante decir que este registro tiene una validez de diez años, pero es renovable indefinidamente.

Algo importante: el titular de la marca tiene una obligación. Está obligado a utilizarla; ya que, de lo contrario, comete caducidad por falta de uso. Igualmente, si no la renueva a los diez años se entiende tácitamente que no desea seguir teniéndola. Por lo tanto, otra persona o empresa puede solicitarla.

 Registro de una marca de la Unión Europea (UE)

Otra circunstancia es que la marca se utilice en el contexto europeo. En estos casos, lo más prudente es registrar la dentro de los parámetros de la Unión Europea. Corresponde entonces acatar el Reglamento (UE) 2017/1001 del Parlamento Europeo. Asimismo, inscribirse ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO). En el caso de España, la sede de esta oficina se encuentra en la ciudad de Alicante. Una vez hecho el registro, la marca tiene exclusividad en el territorio de las 28 naciones de la UE.

El registro ante la Unión Europea concede un tiempo de una década a los derechos del titular. Igualmente, se establece la obligación de usar la marca. También, de renovar la cada 10 años. Por supuesto, este registro continental es más costoso que el nacional. Además, se recomienda que previamente la marca esté registrada en el territorio español.

Registro de una marca internacional

En este caso, la marca se utilizará más allá del contexto comunitario europeo. Para este registro y protección, hay dos alternativas:

  • Presentar la marca ante la Oficina de Registro de cada país. Para ello, se debe tener en cuenta que se trata de una marca foránea en un territorio nacional, lo cual implica ciertas coyunturas legales.
  • Inscribir el producto como una marca internacional, lo cual se hace en el llamado Sistema Madrid.

El inconveniente de la segunda opción es que las marcas internacionales dependen de convenios y acuerdos. Hay países que no la aceptan. Por lo tanto, muchas veces se deben realizar ambos trámites. Por supuesto, esto sucede cuando el ámbito geográfico de utilización de la marca es muy amplio y heterogéneo. Este es el caso de grandes marcas internacionales, las cuales deben pasar por estos procesos.

El uso de marcas en nuestra época

Cada vez es más necesario proteger las marcas. En primera instancia, porque hay muchos productos y servicios. También, la globalización y el auge de Internet hace que los negocios sean internacionales. Por lo tanto, es muy frecuente que una marca deba ser registrada en escenarios internacionales.

Por otra parte, el uso de la web implica la presencia de muchos competidores. Es muy fácil copiar un producto en la red digital. Más aún, en el caso de páginas web o servicios digitales. De hecho, han existido varias demandas por copiar los nombres de páginas de Internet. Igualmente, es necesario hacer el registro de marca en el caso del software. Los programas de computación son un claro ejemplo de producción intelectual. Deben de ser protegidos mediante una marca, de manera que nadie los copie y luego los mercantilice a su favor.

Algunos consejos adicionales para la protección de una marca

Hay algunos tips a considerar en el caso de la protección de marcas. Es un trámite legal que se realiza con bastante regularidad. Sin embargo, no está de más tomar algunas predicciones. Por eso, indicamos la siguiente lista de consejos:

  • Proteger la confidencialidad de las patentes. Es posible que algún competidor, o imitador, revise a fondo la patente otorgada. Puede darse cuenta que, con variar algún pequeño detalle, es posible crear un producto similar y eludir la protección de la marca.
  • Revisar a fondo el contrato de la patente. Es importante estar atento a los detalles. Sobre todo, describir muy bien las características del producto o servicio.
  • Patentar el producto lo más rápido posible. No es nada prudente dejar pasar el tiempo.
  • Revisar si existen otras marcas similares en el mercado. Este es un aspecto que muchas veces queda obviado, pero que puede presentar problemas. Si ya existe una marca similar, entonces puede aparecer una demanda contra la nueva marca registrada.
  • Conseguir un distintivo de la marca. Algo que la haga diferente, que sea imposible un reclamo sobre su originalidad.

Importante: dejar en claro desde el registro cuáles son los límites en la licencia de la marca. En el caso de que se otorgue el permiso de uso de la marca, es obligatorio acotar esta licencia.Finalmente, siempre dejar en claro la propiedad intelectual. Uno de los errores más frecuentes en el registro de marcas es no indicar esta propiedad. Es necesario decir quien ideó el producto o servicio. De esa manera, la marca queda protegida tanto por el registro como por la propiedad intelectual.

Más artículos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas noticias