lunes, septiembre 20, 2021

¿Qué es el contrato fijo discontinuo y cómo funciona?

Más leídos

El contrato fijo discontinuo es una figura amparada en el artículo 16 del Estatuto de los Trabajadores. Es una manera de proteger, tanto al empleador como a quien presta el servicio. Fundamentalmente, en el caso de trabajos que son catalogados como “fijos-discontinuos”. Es una ventaja, ya que permite exonerar labores y pagos en periodos donde estos trabajos no se realizan.

Para la existencia de estos contratos, se necesita de la existencia de los convenios colectivos. Por lo tanto, el trabajador solo tiene la responsabilidad de estar disponible cuando es momento de hacer el trabajo. Asimismo, el patrón paga lo referente al servicio prestado de manera discontinua. Las fechas e instantes en que se hace el trabajo han de estar bien descritos en el contrato, el cual debe ser fruto de acuerdos previos.

Características de un contrato fijo discontinuo

Es distinto a un contrato de trabajo convencional. No obstante, su principal rasgo es la imprevisibilidad. Es decir, no siempre hay una fecha específica para la ejecución de los trabajos pautados en el contrato. Se trata de situaciones eventuales, que se sabe que se presentarán, pero no en qué momentos. Por eso, estos contratos no están amarrados a un cronograma estricto.

Pese a lo antes dicho, estos contratos siguen siendo temporales. Es decir, tienen una fecha de inicio y otra de culminación. El detalle es que el lapso de prestación del trabajo es discontinuo. Este detalle implica que el contrato ostente peculiaridades jurídicas.

¿Qué tipos de trabajos se realizan con contratos fijos discontinuos?

Es una de las primeras interrogantes en torno a este asunto. Desde el punto de vista práctico, las personas no tienen siempre claro cuáles son los “trabajos discontinuos”. Por eso, mostramos un listado de ejemplos a continuación:

  • Los trabajadores que laboran en temporadas escolares. Sucede que los maestros, cuidadores, encargados del comedor y otro personal presta su labor solo en época escolar. Durante los meses de vacaciones de verano, no cumplen funciones.
  • Empleados que se dedican a recogida de frutos solo en temporada.
  • Los trabajadores turísticos: un personal que se activa solamente en tiempo vacacional.
  • Trabajadores médicos que deben prestar su labor cuando hay emergencias.
  • Deportistas que cumplen sus actividades durante el periodo de competencias.

Hay muchas funciones que se prestan de manera discontinua. No obstante, los contratos se firman de manera anual. Es decir, el contrato está vigente durante todo el año. Sin embargo, el trabajador no hace su labor de manera continua durante todo el lapso de validez contractual. Todo trabajo que se realiza bajo estas características se pauta en un contrato fijo discontinuo.

¿Qué condición tienen los trabajadores de estos contratos cuando no están activos?

Durante el periodo que no prestan sus labores, los empleados bajo figura de contrato fijo discontinuo siguen formando parte de la empresa como trabajadores fijos. El asunto es que su contrato pauta que tienen periodos donde no están activos.

Una buena pregunta es: qué pasa con los salarios. Lo más común es que sigan recibiendo sus pagos durante el periodo en que no están en labores. También, hay contratos que estipulan que los pagos se hacen solo durante los lapsos en que trabajan. Sin embargo, estos últimos son cada vez menos comunes. Se procura que un contrato fijo discontinuo otorgue estabilidad.

Lo más importante: los trabajadores bajo esta figura jurídica tienen pleno derecho a ser llamados de nuevo el año siguiente. Es decir, que tienen una relación de dependencia constante con el empleador. Igualmente, suman y tienen todas las prestaciones relativas a la seguridad social.

¿Cuál es la diferencia entre un contrato fijo discontinuo y otro temporal?

Muchas veces, se presta a confusión el concepto de contrato fijo discontinuo. Lo más común es que la gente lo confunda con un contrato de tipo temporal. Es importante insistir en las disimilitudes entre ambos, las cuales describimos a continuación.

Contrato fijo discontinuo

Tiene carácter indefinido. Aporta a la empresa las mismas bondades que un contrato temporal. En el caso del trabajador, se goza de una estabilidad temporal. No obstante, depende de un convenio colectivo con sus requisitos y especialidades. Vale decirse que siempre debe ser por escrito, describiendo aspectos como:

  • Duración estimada de la actividad por la cual se contrata al trabajador.
  • Se deja en claro que, durante los períodos en que el trabajo cesa, el contrato no se extingue.
  • Forma y orden del convenio colectivo que se aplica.
  • Se describe la jornada laboral en términos de horarios y actividades.
  • El empleador puede llamar al trabajador cuando sea necesario hacer el trabajo.
  • Si el empleado tiene algún tipo de discapacidad, u otro impedimento, en el momento del llamamiento; entonces no puede ser motivo de despido.
  • Si el trabajador no acude al llamamiento, sin presentar excusa, entonces es una baja voluntaria y se cierra el contrato.

Un dato interesante en un contrato fijo discontinuo es que, para efectos prácticos, el trabajador está en situación de libertad cuando no está prestando el servicio. Por lo tanto, en los momentos en que no está haciendo la labor para la cual se le contrató, puede hacer otros trabajos.

Contrato temporal

Este contrato tiene una duración determinada. Por lo general, las empresas lo aplican cuando hay un incremento inusual de la actividad. Tiene una fecha de inicio y otra de culminación, siendo además continuo. Es decir, el trabajador debe prestar su servicio durante toda la duración del contrato.

  • Es un contrato sin renovación. Una vez se extingue, se debe hacer otro contrato distinto.
  • El empleado no es nómina fija de la empresa. Solo fue solicitada su labor para una acción puntual.
  • En la legislación española, estos contratos tienen a priori una duración máxima de seis meses.
  • Pueden ser contratos de jornada completa o a tiempo parcial.
  • Se exige describir en el contrato las razones habituales por las cuales se necesita de las faenas del trabajador. También, indicar que luego del contrato estos trabajos no son necesarios.

Con todo lo descrito, quedan claras las diferencias entre un contrato fijo discontinuo y otro eventual. Las personas y empresas eligen la modalidad contractual que más se adapta a sus necesidades.

Más artículos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas noticias